×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Experimentos 2018: AMLO, Meade, Anaya…

    2017-12-23 09:13:59 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Se auto engañan quienes esperan que las estrategias electorales probadas como exitosas podrán repetirse tal cual en 2018.


        

    Desde cualquier punto del cuadrilátero político, las cosas cambiaron en 2017 para cada uno de los prospectos presidenciables y sus coaliciones partidistas.

     

    En estricto sentido, los potenciales candidatos a Los Pinos se encuentran protagonizando un experimento. Y en cada caso veremos ensayos de una nueva manera de disputar el poder y de competir por el voto.

     

    Los afines a la antipolítica dirán que se trata de la misma clase gobernante de siempre con nuevos disfraces.

     

    Pero en los hechos, las rutas y las apuestas tomadas por PRI, PAN, PRD y Morena —y sus aliados— los obligan a recorrer caminos desconocidos.

     

    Porque para desgracia de los charlatanes y de los pretendidos operadores electorales, la incertidumbre democrática hoy es un hecho entre nosotros.

     

    Y a 189 días del superdomingo electoral del primero de julio del 2018, las incógnitas marcan la actual etapa de precampaña de una competencia de pronóstico reservado.

     

    Andrés Manuel López Obrador no es más el purista que iba contra “la mafia del poder”. Porque hoy integrantes de ese supuesto clan tienen las puertas abiertas en Morena.

     

    ¿Será la amnistía que AMLO ya ofrece a políticos controvertidos y que promete a sicarios y jefes de bandas delictivas un mensaje que el votante valorará como una señal de paz, en una sociedad porosa con la corrupción y el crimen organizado?

     

    José Antonio Meade fue el elegido para la continuidad de un PRI que, al menos en el discurso, ha tenido que aceptar que es mejor un candidato ajeno que uno propio porque la marca del partido ya no vende bien.

     

    ¿Tendrán los priistas la disciplina de cerrar filas con el abanderado “ciudadano” bajo la expectativa de ampliar su impacto en un electorado voluble e indeciso, aun cuando esto signifique renegar del logo partidista?

     

    Ricardo Anaya encabeza, por primera vez en la historia nacional, una coalición electoral que suma al Partido Acción Nacional y el de la Revolución Democrática, con el discurso de cambiar al régimen presidencialista y construir un gobierno compartido, renunciando así a las banderas ideológicas propias.

     

    ¿Podrán los impulsores de Por México al Frente poner en marcha una campaña capaz de explicar al ciudadano de a pie cómo se comen esas banderas y desmontar la percepción azuzada por el gobierno federal de que “agua y aceite” sólo se suman para echar montón?

     

    Por primera vez, además, tendremos presidenciables independientes, quienes en ningún caso, hasta ahora, consiguieron generar la percepción de un posible triunfo.

     

    Sin embargo, es previsible que Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, estarán en la boleta, y sus votos se traducirán en restas para la oposición.

     

    Si bien los independientes garantizan la fragmentación del voto antigubernamental y esto favorece al PRI en tanto puede mantenerse como minoría mayor, resulta iluso creer que el laboratorio mexiquense de hace medio año podrá replicarse en 2018.

     

    Es iluso porque la República mexicana es diversa y 16 entidades son gobernadas por PAN y PRD, al tiempo que varias de sus metrópolis también están en manos de la oposición: CDMX, Guadalajara, Querétaro, Morelia, SLP, Cuernavaca, Puebla.

     

    Por lo pronto, 2017 termina con unas precampañas muy diferentes a lo que apenas hace un mes preveían quienes aún sueñan con pronosticar el futuro electoral.

     

    AMLO estira la liga de la confianza en sí mismo e insiste en una amnistía para el crimen organizado, al tiempo que suma a su coalición al Partido Encuentro Social (PES), una fuerza confesional contraria a la diversidad sexual y al feminismo, entre otras causas inseparables del Estado laico y las sociedades democráticas y modernas.

     

    En el caso de Meade no ocurrió todavía el crecimiento esperado en la intención de voto y, en la mejor de las mediciones a su favor, a casi un mes de su destape comparte el segundo lugar con el abanderado del Frente.

     

    Y aunque en términos escénicos fuimos testigos de una “cargada”, las anécdotas de los comederos políticos y de los políticos de café, reportan tensiones entre la gente del candidato priista y el coordinador de la campaña, Aurelio Nuño, al tiempo que se advierte que la operación cicatriz aún no ocurrió con el secretario de Gobernación, Miguel Osorio.

     

    Por el contrario, siguen sin concretarse los augurios de canibalismo y muerte en el experimento de un bloque nunca visto entre centro derecha y centro izquierda, a cargo de las dirigencias del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

     

    Y aunque se antoja casi imposible que Ricardo Anaya logre remontar los negativos que lo proyectan como un político ambicioso que se salió con la suya, ya esta semana Miguel Mancera dejó constancia de que es parte del proyecto frentista.

     

    De manera que ahora más que nunca aplica la frase del emblemático Meme Garza, enlace entre el PRI y los periodistas en tiempos en que la operación electoral era la clave del éxito: “En política, lo ganado, sólo son vacas”.

     

    IVONNE MELGAR/Retrovisor

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Errores

    2018-04-21 18:04:41 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Mientras más posibilidades de ganar o crecer tiene un candidato, más visibles serán sus resbalones.


        

    Es una simpleza letal: El éxito de las campañas electorales depende de la capacidad de capitalizar los errores ajenos y de los reflejos para enmendar los propios.

     

    Mañana, en el primer debate del INE, ese marcador estará contando para cada uno de los candidatos presidenciales y, al final, más que las respuestas ingeniosas o punzantes, quedarán los yerros que puedan cometer o generar en sus adversarios.

     

    Por lo pronto, a diez semanas de la hora de las urnas, todos han acumulado errores que importan.

     

    Porque la pelea continúa, aun cuando los ejercicios demoscópicos confirman los lugares de los competidores.

     

    La más reciente encuesta, difundida anoche por BGC de Ulises Beltrán, reportó estas intenciones de voto: Andrés Manuel López Obrador, 40%; Ricardo Anaya, 32%; José Antonio Meade, 22%; Margarita, 5%, y Jaime Rodríguez Calderón, dos por ciento.  

     

    Con esas distancias, nadie puede darse por vencido. Menos cuando las experiencias internacionales revelan que las últimas semanas son determinantes. Y a nivel estatal, en 2016, por ejemplo, atestiguamos que las encuestas no dieron como delanteros a los ganadores de gubernaturas en Chihuahua, Tamaulipas. Veracruz, Quintana Roo, Querétaro y Durango.

     

    Y en medio de la incertidumbre, debemos entender que mientras más posibilidades de ganar o crecer tiene un candidato, más visibles serán sus resbalones y deficiencias congénitas.

     

    Bajo esa lógica, Rodríguez Calderón, con la menor intención de voto en todas las encuestas y quien se incorporó a la competencia 10 días después de iniciada, cargará hasta el primero de julio la controvertida resolución que desde el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le dio vida a su candidatura.

     

    A esa dudosa resolución, que validó las firmas que el INE reprobó, se suma otra falla de fondo para El Bronco: El primer político que por la vía independiente enfrentó exitoso a la partidocracia, ya en el poder destruyó tanto las alianzas políticas y empresariales que le permitieron llegar al gobierno de Nuevo León, como las expectativas de que haría la diferencia.

     

    Margarita Zavala, por el contrario, supo sortear las impugnaciones a su candidatura porque nos fue contando de las vicisitudes del proceso.

     

    Pero en su legítima apuesta por quedarse con los panistas inconformes, la abanderada cometió un error: Sumarse de manera acrítica a la fracasada campaña que el gobierno federal y el PRI emprendieron en contra de Ricardo Anaya por un pretendido caso de lavado de dinero.

     

    Esa decisión, la de dar por justa y necesaria la andanada gubernamental que incluyó el uso faccioso de la PGR, convirtió a Margarita Zavala en aliada natural del PRI. Se trata de una percepción que le ha restado impulso. Quizás tanto o más que la falta de una estructura partidista.

     

    El error de Meade fue dejarse atrapar por dicha operación contra el abanderado del Frente. Ésta no mejoró su popularidad y abonó en la idea de que Anaya era una opción opositora.

     

    Pero el equívoco mayor del presidenciable del PRI radica en haber respaldado la estrategia que dio paso a esa andanada: Pretender que las acusaciones de corrupción hacia el partido en el poder se diluirían al señalar que los demás también tenían sus expedientes en esa materia.

     

    En vez de encabezar la autocrítica a los gobernantes priistas, Meade aceptó ser parte de la defensiva, diluyendo así sus atributos y talentos, al ponerlos al servicio de una causa perdida: Justificar la impunidad.

     

    Ante la embestida gubernamental, Anaya careció de una respuesta articulada y del cobijo que debía derivarse de una coalición de tres fuerzas políticas importantes: PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

     

    La imposibilidad de armar un cierre de filas contundente y a tiempo fue la factura que el candidato frentista debió pagar por los varios heridos que dejó en el camino de la construcción de su candidatura.

     

    Pero el error más grave de Anaya es no haber invertido energía suficiente para cicatrizar heridas y sumar, en serio, a los gobernadores y liderazgos de su coalición.

     

    Se trata de un déficit estructural del candidato con mayores posibilidades de ser el retador del puntero: Su estilo personal que centraliza decisiones y que termina por desperdiciar apoyos y desgastar a su gente.

     

    En los cuernos de la luna, López Obrador festeja su ventaja, suma a políticos y ciudadanos de todas las filiaciones partidistas e impone la agenda de la contienda con el mejor mensaje antisistema.

     

    Pero justamente esa anticipada celebración del candidato de Morena ha prendido las señales de alarma entre el poder económico y las clases medias que habían comenzado a coquetear con su oferta de conciliación.

     

    Con una campaña divertida, emocional y de alto impacto, AMLO capitalizó el malestar ciudadano, cayendo, sin embargo, en el error de azuzar el resentimiento que igual se traduce en la satanización de un Carlos Slim, que en la soberbia colectiva de sus seguidores. 

     

    Errores. Sí, errores. Como en todo lo humano. Algunos de posible corrección. Otros, acaso imperdonables.

     

    Faltan diez semanas para saberlo.

     

    Vianney Esquinca/Retrovisor

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn