×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Experimentos 2018: AMLO, Meade, Anaya…

    2017-12-23 09:13:59 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Se auto engañan quienes esperan que las estrategias electorales probadas como exitosas podrán repetirse tal cual en 2018.


        

    Desde cualquier punto del cuadrilátero político, las cosas cambiaron en 2017 para cada uno de los prospectos presidenciables y sus coaliciones partidistas.

     

    En estricto sentido, los potenciales candidatos a Los Pinos se encuentran protagonizando un experimento. Y en cada caso veremos ensayos de una nueva manera de disputar el poder y de competir por el voto.

     

    Los afines a la antipolítica dirán que se trata de la misma clase gobernante de siempre con nuevos disfraces.

     

    Pero en los hechos, las rutas y las apuestas tomadas por PRI, PAN, PRD y Morena —y sus aliados— los obligan a recorrer caminos desconocidos.

     

    Porque para desgracia de los charlatanes y de los pretendidos operadores electorales, la incertidumbre democrática hoy es un hecho entre nosotros.

     

    Y a 189 días del superdomingo electoral del primero de julio del 2018, las incógnitas marcan la actual etapa de precampaña de una competencia de pronóstico reservado.

     

    Andrés Manuel López Obrador no es más el purista que iba contra “la mafia del poder”. Porque hoy integrantes de ese supuesto clan tienen las puertas abiertas en Morena.

     

    ¿Será la amnistía que AMLO ya ofrece a políticos controvertidos y que promete a sicarios y jefes de bandas delictivas un mensaje que el votante valorará como una señal de paz, en una sociedad porosa con la corrupción y el crimen organizado?

     

    José Antonio Meade fue el elegido para la continuidad de un PRI que, al menos en el discurso, ha tenido que aceptar que es mejor un candidato ajeno que uno propio porque la marca del partido ya no vende bien.

     

    ¿Tendrán los priistas la disciplina de cerrar filas con el abanderado “ciudadano” bajo la expectativa de ampliar su impacto en un electorado voluble e indeciso, aun cuando esto signifique renegar del logo partidista?

     

    Ricardo Anaya encabeza, por primera vez en la historia nacional, una coalición electoral que suma al Partido Acción Nacional y el de la Revolución Democrática, con el discurso de cambiar al régimen presidencialista y construir un gobierno compartido, renunciando así a las banderas ideológicas propias.

     

    ¿Podrán los impulsores de Por México al Frente poner en marcha una campaña capaz de explicar al ciudadano de a pie cómo se comen esas banderas y desmontar la percepción azuzada por el gobierno federal de que “agua y aceite” sólo se suman para echar montón?

     

    Por primera vez, además, tendremos presidenciables independientes, quienes en ningún caso, hasta ahora, consiguieron generar la percepción de un posible triunfo.

     

    Sin embargo, es previsible que Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, estarán en la boleta, y sus votos se traducirán en restas para la oposición.

     

    Si bien los independientes garantizan la fragmentación del voto antigubernamental y esto favorece al PRI en tanto puede mantenerse como minoría mayor, resulta iluso creer que el laboratorio mexiquense de hace medio año podrá replicarse en 2018.

     

    Es iluso porque la República mexicana es diversa y 16 entidades son gobernadas por PAN y PRD, al tiempo que varias de sus metrópolis también están en manos de la oposición: CDMX, Guadalajara, Querétaro, Morelia, SLP, Cuernavaca, Puebla.

     

    Por lo pronto, 2017 termina con unas precampañas muy diferentes a lo que apenas hace un mes preveían quienes aún sueñan con pronosticar el futuro electoral.

     

    AMLO estira la liga de la confianza en sí mismo e insiste en una amnistía para el crimen organizado, al tiempo que suma a su coalición al Partido Encuentro Social (PES), una fuerza confesional contraria a la diversidad sexual y al feminismo, entre otras causas inseparables del Estado laico y las sociedades democráticas y modernas.

     

    En el caso de Meade no ocurrió todavía el crecimiento esperado en la intención de voto y, en la mejor de las mediciones a su favor, a casi un mes de su destape comparte el segundo lugar con el abanderado del Frente.

     

    Y aunque en términos escénicos fuimos testigos de una “cargada”, las anécdotas de los comederos políticos y de los políticos de café, reportan tensiones entre la gente del candidato priista y el coordinador de la campaña, Aurelio Nuño, al tiempo que se advierte que la operación cicatriz aún no ocurrió con el secretario de Gobernación, Miguel Osorio.

     

    Por el contrario, siguen sin concretarse los augurios de canibalismo y muerte en el experimento de un bloque nunca visto entre centro derecha y centro izquierda, a cargo de las dirigencias del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

     

    Y aunque se antoja casi imposible que Ricardo Anaya logre remontar los negativos que lo proyectan como un político ambicioso que se salió con la suya, ya esta semana Miguel Mancera dejó constancia de que es parte del proyecto frentista.

     

    De manera que ahora más que nunca aplica la frase del emblemático Meme Garza, enlace entre el PRI y los periodistas en tiempos en que la operación electoral era la clave del éxito: “En política, lo ganado, sólo son vacas”.

     

    IVONNE MELGAR/Retrovisor

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    ¿Cuál quieres escuchar primero?

    2018-07-15 11:07:43 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El miércoles 11 de julio, el virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo una reunión con quienes serán los legisladores federales en el próximo Congreso. Ahí les leyó la cartilla y les planteó la docena de reformas de ley que, respetuosamente a fuerzas, deberán discutir y en su caso aprobar. Esto se suma a las propuestas que había venido haciendo después de ganar la elección.


        

    Pero como suele pasar, todas las medidas que cambian el statu quo implican noticias buenas y malas. ¿Cuál quiere escuchar primero el amable lector?

     

    La buena: Dentro de su plan de austeridad, ningún funcionario de los tres Poderes de la Unión podrá ganar más de lo que percibe el Presidente de la República, esto es alrededor de 260 mil pesos mensuales. La mala: Es muy probable que los mejores cuadros del gobierno, al no ver ningún incentivo de trabajar de lunes a domingo, sin horarios específicos de entrada y de salida y con enormes responsabilidades, se vayan a la iniciativa privada donde, seguramente, ganarán muchos más. Los que se queden, o saben que tendrán un hueso o podrían buscar “complementos” de su sueldo en otros lados. La peor: Difícilmente, aceptarán bajarse el sueldo los jueces o ministros, por lo que se vendría una lluvia de amparos. El problema no debería haber sido el sueldo, sino la forma en que lo devengaban.

     

    La buena: Se reducirá la burocracia, eliminándose subsecretarías, direcciones, delegaciones en los estados y otros organismos. La mala: Se quedarán sin empleo cientos de personas.

     

    La buena: Habrá una descentralización de las dependencias del gobierno federal, lo que garantiza atención en distintas zonas del país. La mala: ¿Qué culpa tienen las familias de los funcionarios y trabajadores que van a tener que cambiarse? O las propias ciudades como Mérida, Chetumal, Ciudad del Carmen o León, por mencionar algunas, que verán trastocada su propia tranquilidad, ¿van a darle apoyo a todas las familias que se van a cambiar?, ¿de dónde saldrán los recursos? 

     

    La buena: Se va aumentar el salario mínimo. La mala: Sólo en la zona fronteriza del norte del país.

     

    La buena: Le quitará la pensión a los expresidentes. La mala: No se ha hablado de los pequeños ejércitos que cuidan no sólo a los expresidentes, sino también a toda su familia, ni tampoco en la reducción del personal de apoyo administrativo que también es pagado con dinero público.

     

    La buena: Se discutirán a conciencia los 10 decretos de reserva de agua que firmó el presidente Enrique Peña Nieto. La mala: López Obrador ya los calificó a priori como “privatización del agua”, aun cuando organizaciones sociales, académicos y expertos señalaron que no se privatizaba, sino al contrario, se protegía.

     

    La buena: Se establecerá el mecanismo de consulta para la revocación del mandato y se eliminarán trabas en los referéndum populares. La mala: ¿Se pondrá a referéndum los derechos ya ganados?, ¿se utilizará la democracia participativa sólo en casos que le convenga al gobierno?

     

    Hay otras medidas que son buenas sin ningún pero, como la eliminación del fuero para todos los funcionarios, incluyendo al Presidente de la República. Al fin se acabará la impunidad. Hay también otras malas que no tienen nada bueno, como es la modificación o revocación de leyes de la Reforma Educativa.

     

    Habrá quien diga que para resolver los grandes males del país, tiene que haber grandes sacrificios, pero habría que cuidar que los sacrificados no sean las personas que ni la deben ni la temen, y que sólo quieren hacer su trabajo en paz.

     

    Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn