×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • ¿Por qué no soy capaz de perder peso?

    2017-12-13 07:32:07 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    La pérdida de peso sigue siendo un desafío increíble para la mayoría de la gente, como lo demuestra la creciente epidemia mundial de obesidad.


        

    Según las últimas estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., se considera que más de dos de cada tres adultos en EE.UU.  tiene sobrepeso (definido como un índice de masa corporal entre 25 y 30) y el 36,5% de los adultos estadounidenses caen en la categoría de obesidad (IMC mayor de 30).

    Muchas personas quieren perder peso. Según un estudio reciente en el Journal of the American Medical Association,aproximadamente la mitad de los adultos con sobrepeso y obesos dicen que están tratando de perder peso. Por eso mis pacientes a menudo preguntan: "¿Por qué no estoy bajando de peso?".

    No hay una respuesta simple y universal a esta pregunta, pero después de casi dos décadas de trabajar con pacientes tratando de perder peso y con la ayuda de dos líderes en el campo de la nutrición y la medicina de la obesidad, he reunido esta lista de algunas de las razones conductuales y médicas más comunes por las que podrías nos estar perdiendo peso, aunque creas que estás haciendo todo bien. También traté de incluir sugerencias para guiarte por el camino correcto hacia la pérdida sostenida de peso.

    Tienes 'amnesia' de calorías

    Este es uno de los problemas más comunes y fáciles de solucionar que veo en mi práctica: en pocas palabras, las personas suelen comer más calorías de lo que creen.

    Las calorías totales consumidas son importantes cuando se trata de perder peso, a pesar de lo que afirman algunas dietas populares. Con frecuencia las personas se olvidan de las pequeñas cosas durante o entre las comidas que se suman de forma calórica y pueden interferir significativamente con la pérdida de peso.

    La solución: mantener un diario de alimentos o realizar un seguimiento de tu ingesta de alimentos con una aplicación. La investigación muestra que este comportamiento simple puede duplicar la pérdida de peso y, a menudo, ayuda a mis pacientes a superar las frustrantes etapas de pérdida de peso.

    Relajas tu dieta demasiado los fines de semana

    Este es otro problema muy común que es un poco más difícil de solucionar, ya que los fines de semana generalmente son mucho menos estructurados y más sociales que los días de la semana. Tres días (viernes, sábado y domingo) de comer más relajado (y en muchos casos beber) pueden borrar fácilmente cuatro días de esfuerzo más concentrado.

    No espero que seas perfecto siete días a la semana, pero la mayoría de los que mantuvieron la pérdida de peso exitosamente del Registro Nacional de Control de Peso (un estudio en curso que rastrea personas que han perdido al menos 13 kilos y han mantenido el peso al menos durante un año) mantener una dieta bastante consistente durante toda la semana, no solo los días de la semana.

    La solución: trata de limitar las indulgencias si estás tratando de perder peso. Una noche de la semana toma una copa de vino o un plato más indulgente, pero no ambos. En otra noche, divide un postre, sáltate el vino e intenta elegir un plato más saludable. Ten cuidado con comer una comida "trampa" completa, o peor, un día de "trampa", ya que esto puede interferir con la pérdida de peso.

    Tu medicación te está perjudicando

    La mayoría de los médicos no reciben la capacitación adecuada en medicina y nutrición para la obesidad. Muchos pueden no ser conscientes de que los medicamentos que recetan pueden llevar al aumento de peso o hacer que la pérdida de peso sea más difícil.

    Según la Dra. Caroline Apovian, presidenta de la Obesity Society, los medicamentos recetados frecuentemente que pueden causar aumento de peso incluyen el Benadryl, Ambien, benzodiazepinas, antidepresivos y antipsicóticos más antiguos, Paxil, betabloqueantes (para la presión arterial alta), varios medicamentos para la diabetes, incluidos la insulina, sulfonilureas y tialidazonas, y algunos métodos anticonceptivos, especialmente Depo-Provera.

    La solución: si estás tomando alguno de estos medicamentos, habla con tu médico para ver si existe una alternativa adecuada. (No debes suspender ningún medicamento recetado sin antes hablar con su médico). Hay una lista completa de medicamentos que pueden causar aumento de peso en línea.

    Comes demasiado de algo bueno

    Es cierto que las recomendaciones sobre la grasa en la dieta han cambiado en la última década, y la ciencia de la nutrición ha descubierto que la grasa no saturada, que incluye nueces, semillas, aguacate y aceite de oliva, desempeña un papel importante en una dieta saludable.

    Sin embargo, puedes estar comiendo demasiada grasa saludable junto con otros alimentos saludables, incluidos los granos integrales.

    La grasa tiene más del doble de calorías que los carbohidratos o las proteínas, por lo que las calorías de grasa, incluso si son saludables, se acumulan más rápidamente. Los granos integrales tienen tres veces el número de carbohidratos que las verduras sin almidón por porción, por lo que, una vez más, el tamaño de la porción es importante.

    La solución: Practica el control de porciones cuando se trata de alimentos saludables pero más calóricos como nueces, mantequilla de maní, semillas, aguacate, aceite de oliva y granos integrales, incluida la quinua, el cereal integral, la pasta y el arroz integral.

    Tu cuerpo es resistente a la insulina

    Este es un problema que a menudo encuentro en los pacientes y uno que mi colega, el Dr. Michael Rothkopf, presidente de la Junta Nacional de Especialistas en Nutrición Médica, confirma que es una razón que a menudo se pasa por alto para la pérdida de peso.

    Es un problema que también puede requerir la realización de pruebas especializadas. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente el 30% de los adultos y casi el 70% de los adultos con sobrepeso tienensíndrome metabólico, una constelación de anomalías fuertemente asociadas con la resistencia a la insulina y el exceso de producción de insulina.

    La insulina suprime la liberación de grasa almacenada y promueve la formación de grasa del azúcar. El metabolismo de una persona que tiene resistencia a la insulina o exceso de insulina se desplazará desde la pérdida de grasa hacia el almacenamiento de grasa.

    La solución: si eres mujer y tu circunferencia de cintura es más de 88 centímetros o eres un hombre con una cintura de más de 101 centímetros, habla con tu médico para verificar la resistencia a la insulina. Si la tienes, puede haber modificaciones en la dieta y en los medicamentos que podrían ayudarte a perder peso.

    Hay otras razones potenciales por las cuales el número en la balanza puede no estar cambiando: corta duración del sueño, comportamiento sedentario excesivo, comer en exceso después de los entrenamientos, comer por estrés y comer una dieta altamente inflamatoria llena de alimentos procesados ​​y frutas y verduras inadecuadas. Pero la lista anterior debería ayudarte a comenzar a pensar en cómo mover la balanza en la dirección correcta.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Luis Miguel, nos nos dejes así

    2018-07-16 08:49:55 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Netflix se despide de uno de los grandes éxitos del año: la primera temporada de la serie sobre la vida del cantante. Así ha sido el último capítulo y el culebrón que ha mantenido en vilo a México cada domingo


        

    Hacía demasiados años que Luis Miguel no estaba tan presente en la vida mexicana como en estos últimos cuatro meses. La serie sobre la vida del cantante ha sobrevivido a domingos de debates electorales en prime time, unas elecciones presidenciales y hasta un Mundial. Ha marcado los temas de conversación de cualquier sobremesa y ha conseguido que en las discotecas pinchen, después de un tema de Daddy Yankee, su himno: Culpable o no, una balada de 1988. Este domingo se ha terminado la primera temporada de la serie y con ella se escapa —de momento— uno de los culebrones que ha mantenido en vilo a México y parte de Iberoamérica cada domingo.

    Así como Luis Rey se ha convertido en El villano de México, Marcela Basteri (su madre) y su desaparición han sido desde el pasado 22 de abril el dolor de cabeza de millones de espectadores. El artista había prometido contar "la única verdad" sobre su vida privada y puede que no hubiera un episodio más siniestro que la explicación de por qué su madre lo abandonó y cuál fue su destino. Los capítulos pasaban y la paciencia del público se iba agotando. Hasta ahora.

    En 1986 Marcela viaja a la casa que tenía el matrimonio en Madrid para ver a su hijo. Luis Rey le había prometido que se encontraría con él después de meses sin verse. Pero lo que su marido quería realmente era solo una cosa: una firma para conseguir un contrato millonario con una discográfica. Luis Miguel no está ahí y pronto se da cuenta de que su expareja, un manipulador, machista y violento, le había vuelto a mentir. Rey cierra la puerta con llave. Marcela no volvió a salir de ahí.

    En este capítulo 13, Luis Miguel, contra todo pronóstico, viaja a un hospital de Madrid para ver a su padre en 1992. Y el último episodio se une así con el primero: se está muriendo. Mencionan que la enfermedad que consume a Luis Rey "tiene mala fama", es probable que fuera sida. Y su hijo abandona la gira más importante de su carrera, cruza el Atlántico, y se aferra a la cama de hospital no por el amor a su padre, no porque le haya perdonado: sabe que él es el único que conoce la verdad sobre lo que le sucedió a su madre. Esta escena es la más impactante de toda la serie. 

    —¿Por qué me niegas algo que yo sé que tú sabes?, ¿sabes el daño que me hace esto a mí?

    Le suplica destrozado Luis Miguel a su padre. Luis Rey está a pocos minutos de morirse. El personaje más odiado, pero también el más respetado por una interpretación única del actor español Óscar Jaenada, se despide en este episodio y con él se esfuma también uno de los pilares de la serie. Un papel que había conseguido seducir a los espectadores hasta tal punto de que en cada rincón de México imitaran su acento gaditano y su "coño, Mickey". Con los pómulos afilados por la extrema delgadez, ojeras malva y voz de ultratumba se dirige por última vez a su hijo. Cualquier espectador cree haber llegado al momento culmen, al segundo exacto donde quería que le llevara la serie 12 capítulos atrás. Rey se quita la mascarilla de oxígeno y le responde, por fin.

    —Tú ya sabes dónde está.

    Muere. Luis Rey se ha muerto. Al capítulo le quedan cinco minutos y todavía no se sabe nada de la madre de Luis Miguel. Su hijo escupe lo que opinan en ese momento muchos espectadores: "¡Hijo de puta!". 

    Hugo López, su máganer y hombre más cercano al cantante, intenta calmarlo. Saca de su maletín una carpeta y, de repente, ese gesto levanta la trama que parecía haberse hecho añicos un minuto antes: "Pensé que te lo diría tu padre". Es un informe del Mossad, la agencia de investigación israelí que habían contratado para la búsqueda

    —Encontraron a tu madre.

    Luis Miguel, interpretado por Diego Boneta, llora incrédulo. Nunca abren la carpeta. No desvelan si está viva o muerta, si se volverán a ver. Tendrán que emitir una segunda temporada —Netflix no lo ha confirmado— para desvelar de una vez el misterio ante una parte del público que se ha sentido decepcionada por este final. Y la banda sonora del episodio los acompaña: No me puedes dejar así.

    De la pantalla a los escenarios

    La ficción ha llegado a su fin este domingo. Pero mientras Luis Miguel: la serieconseguía todo; el cantante real estaba cosechando también los mayores beneficios de taquilla que había tenido en los últimos años, con una gira por México, España y Estados Unidos. Un trampolín perfecto, han llegado a comentar muchos críticos, para un artista en la cuerda floja —demandas millonarias, años sin sacar un solo éxito, cancelaciones de conciertos—.

    Incluso las nuevas generaciones, alérgicas a los boleros, se acercan ahora a él como el Elvis latino al que todavía pueden ver sobre un escenario. Habrá que esperar a que se diluya el furor de la serie para comprobar si el artista es capaz de no volver a defraudar a un público entregado como en su mejor época. 

    ISSABELA CAMIL Y MICHELLE SALAS

    El episodio final de esta primera temporada también toca dos puntos importantes en la vida del cantante. Uno es su reconciliación con quien fuera su primera pareja estable —después de una relación adolescente con la fotógrafa Mariana Yazbek—, Issabela Camil. Y otro, la hija que tuvo cuando era muy joven con la modelo Stephanie Salas, Michelle Sallas, que ahora tiene 28 años.

    La serie, producida y supervisada por el cantante, muestra en una escena del final cómo Luis Miguel le pide a Camil matrimonio. No se lo dice tal cual, pero le da a entender que quisiera que formaran una familia. Ella decide pensárselo. Acaba de conocer la noticia de que tiene una hija secreta y él está a punto de enterrar a su padre.

    Aunque la serie muestra que Luis Miguel reconoce a Michelle como su hija en 1992, cuando ella apenas tenía dos años, siempre lo negó públicamente hasta que cumplió la mayoría de edad, en 2008. 

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn