×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Inclusión laboral: Mario, con síndrome de down, rompe barreras

    2017-11-29 18:53:14 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Mario es un alumno que pertenece al Centro de Atención Múltiple #7507, un chico bueno, respetuoso y amable que tiene síndrome de Down y que por ello se ha encontrado con barreras a lo largo de sus 19 años de vida.


        

    Han sido muchas las experiencias que el joven ha superado con su familia la cual siempre lo ha apoyado y diariamente inyecta en él su buen comportamiento y el respeto a sus semejantes. 

    Lo más significativo en su vida, para su buen desempeño y desarrollo ha sido contar con docentes con disponibilidad y la actitud de apoyarlo e integrarlo al grupo, así como la colaboración que existe entre padres y maestros. 

    Algunas dificultades que ha presentado es que desde pequeño tuvo problemas para ser incluido en la guardería y la primaria pero los padres lucharon hasta que lograron que Mario pudiera entrar.  Otro conflicto es la lectoescritura pues le es difícil y necesita tiempo para comprenderlo pero con apoyo de alguien que le explique esta situación se resuelve.

    Para sus padres es difícil desprenderse y darle la oportunidad de demostrar todo lo que él puede realizar de manera independiente, dando a conocer de todo lo que es capaz, sin embargo, actualmente se encuentra en el grupo de prácticas laborales del CAM realizando su trabajo en un hotel de la ciudad de Chihuahua en el área de lavandería. El que el personal del hotel le brinde la oportunidad y le ayude a aprender cosas nuevas ha traído cambios muy buenos a su vida  pues a pesar de que son tres meses los que tiene trabajando se observa algo diferente en acciones, vocabulario, expresiones, así como la relación con los demás.

    El joven es capaz de realizar todo como cualquier otra persona, lo diferente está en la sociedad que le ha puesto las barreras para que él se desenvuelva de manera independiente. Si no existen las actitudes de rechazo y el no incluirlo grandes cosas se pueden hacer. Juntos podemos elevar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

     

    Por: Maestra en formación (MF) Yara Rodríguez 

     

     

     

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Daños colaterales

    2018-02-18 20:15:19 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Para muchos, las elecciones se convierten en una guerra entre partidos y candidatos en las que todo se vale, y como en toda guerra, también existen daños colaterales.


        

    Una consecuencia de las elecciones es la desbandada de funcionarios públicos y legisladores que deciden abandonar sus lugares de trabajo en busca de otra chamba, ya sea en algún órgano legislativo o para robustecer la campaña de sus candidatos. Esto es lo que realmente importa, ¿gobernar?, ¿mantener una administración a flote?, eso pasa a segundo término.

     

    El abandono de sus funciones no es el único impacto de las elecciones. En estos meses los poderes Ejecutivo y Legislativo se paralizan. Quienes llegan a sustituir a sus jefes en la administración pública tienen la encomienda de cerrar el changarro de la mejor manera, de preparar los libros blancos y negros, de no dejar cabos sueltos por si llega un partido de la oposición al gobierno. La instrucción es nadar de muertito y cuidar que nada explote. Los últimos meses no son para innovar ni para gobernar.

     

    En las Cámaras de Senadores y Diputados toda decisión tiene un cálculo político. Como las verdaderas figuras ya tienen algún espacio en las listas plurinominales y los acuerdos se dan en las cúpulas de los partidos, realmente no hay ningún esfuerzo para sacar las iniciativas de la congeladora, a menos, por supuesto, que convenga a los fines electorales.

     

    Lo peor es que a la mayoría de los políticos que dejan sus cargos no se le podrá recompensar o castigar por sus acciones porque los partidos los premiaron con alguna posición plurinominal. ¿Qué pasaría si el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, o el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, tuvieran que enfrentarse a las urnas?, ¿que tuvieran que hacer campaña para que la gente votara por ellos directamente?, ¿realmente ganarían? Eso no se sabrá porque hoy ocupan los primeros lugares en la lista plurinominal del PAN.

     

    Dirán que es un derecho político que una decida seguir una carrera política; que la ley los obliga a renunciar y nada pueden hacer; “que la gente se lo pidió” o “porque quieren seguir sirviendo a la gente desde otra trinchera”, el pretexto es lo de menos. Lo que es un hecho es que hasta quienes en su momento criticaron a quienes abandonaban sus puestos, como Jaime Rodríguez, El Bronco, han sucumbido a esta necesidad de seguir teniendo poder.

     

    Otro daño colateral que se presenta en todos los procesos electorales es que los partidos políticos y los candidatos utilizan el sistema judicial como una herramienta de ataque. A la menor provocación acuden a la Procuraduría General de la República o a las Procuradurías y Fiscalías locales para denunciar las atrocidades de los candidatos contrarios. Exigen, piden, demandan que a la brevedad se investigue “el enriquecimiento ilícito”, “su relación con el crimen organizado” o algún acto de corrupción recientemente encontrado.

     

    Si de por sí los ministerios públicos están llenos de denuncias y demandas a las que no pueden darles seguimiento, en estas épocas se vuelve ridículamente inmanejable el trabajo que llega. Por supuesto, a los políticos no les interesa esto, el efecto mediático de culpar a los opositores es algo a lo que no renunciarán. Aunque después no le den ningún seguimiento y ni siquiera ratifiquen sus demandas.

     

    Así pues, en las elecciones, además del descomunal gasto que implican las campañas, la espotiza y promesas de siempre a la que son sometidos los ciudadanos y la basura electoral que aparece, existen daños colaterales igualmente graves.

     

    Por Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn