×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO

  • Margarita: varios madrazos y un regalo

    2017-10-07 11:56:38 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    La renuncia de Margarita Zavala al PAN es una madriza para el Frente Ciudadano por México porque lleva los reflectores a sus debilidades.


        

    Al escepticismo que ronda a ese bloque opositor, se añade la descalificación hacia su personaje más visible, Ricardo Anaya, dirigente de los panistas.

     

    Claro que la decisión de la precandidata presidencial con alto puntaje en las encuestas beneficia al PRI en tanto pulveriza a la oposición.

     

    Cálculos conservadores prevén que la ruptura con el grupo del expresidente Felipe Calderón podría quitarle al PAN las mismas cifras que, en el Frente, le aportarían Movimiento Ciudadano (MC) y PRD, cuyas intenciones de voto andan por el 5 y el 10%, respectivamente.

     

    Sin duda que la nueva ruta de la exprimera dama —su postulación sin partido— es música para los oídos de Andrés Manuel López Obrador.

     

    Nadie mejor que el fundador de Morena para valorar que no es lo mismo competir con una buena candidata acuerpada por un aparato partidista que con una que ya no lo está.

     

    Pero también es innegable que, justo por las dificultades materiales que conlleva la vía independiente, Margarita tiene más posibilidades que ningún otro para capitalizar esta figura.

     

    De manera que el registro de la expanista en el INE pondrá en aprietos a Pedro Ferriz, Armando Ríos Piter, Jaime Rodríguez Calderón (El Bronco) y a Marichuy del EZLN.

     

    Así, la jugada de Margarita Zavala cimbra el tablero de 2018 y obliga a los competidores a replantear estrategias.

     

    Lo que pocos señalan es que el madreado Frente Ciudadano por México también recibió ayer una buena noticia: ya no tendrá que inventar subterfugios para batear a la esposa del expresidente Felipe Calderón.

     

    Esa es la realidad. Dura. Injusta. Facciosa. Machista. Prejuiciada. Pero realidad al fin.

     

    Margarita es muy querida y respetada por la clase política.

     

    Pero su trayectoria y candidatura eran, son y serán vistas al interior del PRD y de MC como una extensión del expresidente Calderón, cuyo gobierno reprueban.

     

    Y para muchos panistas que hoy celebran la renuncia de Margarita, su candidatura era significada como una reelección disfrazada.

     

    Son valoraciones que rayan en la violencia política. Pero ahí están.

     

    Porque como sucedió con los Kirchner en Argentina, los Colom en Guatemala, los Zelaya en Honduras, y hasta los Clinton en Estados Unidos, hay parejas de poder a las que ni siquiera el divorcio les puede borrar las marcas políticas compartidas.

     

    Esa es la visión en las dirigencias del Frente: “Margarita es Felipe Calderón y con ellos no vamos”.

     

    Por eso los frentistas estaban preocupados en diseñar un método de selección del abanderado presidencial que les permitiera cerrarle el paso a la esposa del expresidente.

     

    Así que si bien la renuncia al PAN de Margarita deja hematomas al Frente porque lo expone como un espacio de decisiones cupulares, también lo libera de la penosa circunstancia de armar una elección interna a modo para rechazarla.

     

    Se sabe que en las consultas con intelectuales y analistas sobre cómo definir al presidenciable frentista, dirigentes perredistas ventilaron su temor de que el veto a la panista tuviera el efecto que en Morena desató la encuesta a favor de Claudia Sheinbaum.

     

    De manera que a partir de ayer, al abandonar la competencia por la candidatura del Frente, Margarita desinfló la presión de que ésta debía definirse en una elección abierta a los ciudadanos.

     

    Peor todavía: a partir de ayer, hay perredistas y panistas que se pronuncian por ese mecanismo, a sabiendas de que ya no participará la panista más popular.

     

    Así que Margarita leyó bien lo que estaban fraguando Anaya y los dirigentes del PRD, Alejandra Barrales, y de MC, Dante Delgado: buscar la manera menos costosa de vetarla.

     

    En tal sentido, la expanista se las puso fácil: les quitó piedras en el camino. Sí: desechó la oportunidad de complicarles los acuerdos cupulares.

     

    Margarita les regaló —¿a tiempo?— una señal de alarma: o abren ya el Frente a los aspirantes y a sus mejores cuadros, como Miguel Mancera, Rafael Moreno Valle, Enrique Alfaro, Xóchitl Gálvez, los gobernadores… O naufragarán con sus partidos, antes de que arranque la campaña. 

     

    Ernesto Derbez, Juan Carlos Romero Hicks y Ernesto Ruffo se lo dijeron ayer al dirigente del PAN: piso parejo ya o muerte política para todos.

     

    Ricardo Anaya tendrá que suturar heridas y preparar su relevo, si es que logra sobrevivir a octubre como un prospecto presidencial viable.

     

    Porque la renuncia de Margarita reparte madrazos a todos los protagonistas de 2018.

     

    Y en este inédito escenario, nadie puede cantar victorias ni derrotas anticipadas.

     

    Ni los priistas que se frotan las manos augurando que los panistas defraudados se irían con José Antonio Meade.

     

    Tampoco los frentistas que tendrán que competir con Margarita en la boleta electoral.

     

    Y mucho menos AMLO que ahora comparte con Ricardo Anaya la evidente preocupación del gobierno por demostrar que es “un canalla”, sí, el otro “peligro para México”.

     

    Ivonne Melgar/Retrovisor

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Bueno, pero no se enoje

    2018-10-21 08:04:03 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Al equipo financiero del presidente electo se le debe ir el sueño cada vez que escucha las promesas de su jefe.


        

    Los miembros del futuro gabinete de Andrés Manuel López Obrador deberían tomar té de pasiflora, hacerse unos masajitos relajantes y respirar profundamente: “aire malo para fuera, tequila bueno para dentro; aire malo para fuera, tequila bueno para dentro”.

     

    A últimas fechas se ven nerviosos e irascibles en sus presentaciones públicas o entrevistas. Por supuesto, esta columna no tiene ningún interés en juzgarlos. Al contrario, entiende que debe ser muy difícil defender lo indefendible. Por ejemplo, tratar de justificar una consulta sin pies ni cabeza y sin el mínimo rigor metodológico para endilgarle “al pueblo” la decisión de construir o no el NAIM. Es una tarea titánica tener que aguantar las preguntas malintencionadas de los reporteros queriendo saber si habrá encuesta o no adicional a la consulta, de saber si ya tienen plan B en caso de que salgan resultados distintos o cómo van a pagarle a los empresarios que ya invirtieron en Texcoco.

     

    A cualquiera pondría de malas que mientras se da el discurso de austeridad y se critica la ostentación y la frivolidad, uno de los más cercanos colaboradores del presidente electo aparezca en una revista requetefifí.

     

    Claro que es un arduo trabajo tratar de eliminar todo rastro de la administración de Enrique Peña Nieto y, sobre todo, saber que a partir del 1 de diciembre a ellos les tocará recibir con los brazos abiertos y visas de trabajo a miles de migrantes de Centroamérica y a detener la entrada de armas que vienen de Estados Unidos.

     

    ¿Y qué decir del equipo financiero del presidente electo? Se le debe ir el sueño cada vez que escucha las promesas de su jefe o las declaraciones de la próxima secretaria de Energía, Rocío Nahle, señalando que están valorando si se suprime el IEPS sobre la gasolina y petróleo, que implicaría tener menos de 250 mil millones de pesos. 

     

    Al equipo de transición se le debe llenar la cara de vergüenza cuando, a pesar de que López Obrador ya marcó cómo debe ser el comportamiento de sus funcionarios, aparece el diputado Cipriano Charrez, quien borracho estuvo involucrado en un accidente en el que murió una persona. O tener que aguantar una y otra vez las pifias tuiteras del flamante presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer, o las siestas interminables del diputado Manuel Huerta.

     

    Frustrante que los foros de pacificación sirvieran de todo menos para pacificar los ánimos. Claro que es un trabajo de tiempo completo buscar el ángulo positivo a las malas noticias; como que no es que los foros se hayan cancelado porque no sirvieron, sino porque ya tenían toda la información que requerían.

     

    Debe ser exasperante llegar a una mina charoleando y ¡no ser reconocido como futuro secretario de Comunicaciones y Transportes! Por una fulana que seguro no lee los periódicos, ni se entera de que el gobierno electo ya está en funciones. Lo bueno es que ya llegará el 1 de diciembre y hay un Dios que todo ve y recuerda.

     

    ¿Quién traería una sonrisa si escucha que la calificadora Fitch Ratings redujo la perspectiva de estable a negativa a Pemex por futuros cambios potenciales en la estrategia comercial que podrían acelerar el debilitamiento de la compañía?

     

    Por eso que aquí los entendemos, no debe ser fácil dejar el calor de las campañas y convertirse en gobierno, en el que además se tienen las más altas expectativas. No obstante, los integrantes del gobierno de López Obrador apenas están iniciando, deben dejar la intolerancia y la exasperación para cuando vayan por el año 3.

    Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn