×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Meade o Narro

    2017-08-24 11:24:31 | Fernando Herrera Martínez

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    José Antonio Meade es doctor en economía, por la universidad de Yale, es funcionario público desde 1991, cuando comenzó en el área de la comisión nacional de seguros y fianzas, con una trayectoria en diversos sectores que lo convierten en uno de los hombres del sistema con mejor conocimiento de la economía mexicana


        

    Fue director de Banrural y lo convirtió en la actual Financiera Rural, después fue subsecretario de hacienda, para que en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa se le nombrara Secretario de Economía, en donde inició con los primeros contratos que llevaron a las actuales reformas estructurales, realizadas por el Presidente Peña Nieto, después se desempeñó brillantemente como Secretario de Hacienda, de donde, al terminar el sexenio, Peña Nieto lo invitó como Secretario de Relaciones Exteriores, luego como Secretario de Sedesol, para, finalmente desempeñarse como Secretario de Hacienda hasta la fecha.

    Esta experiencia lo convierte en la persona con mayores capacidades para conducir al país en los años por venir, con gente como Meade se puede impulsar fuertemente a la economía del país, que con el sólo Tratado de Libre Comercio se cuadruplicó el PIB nacional, por lo que el futuro de México podría visualizarse de manera positiva, incluso optimista, con un hombre como Meade que se ha formado en las altas esferas de la burocracia y en cuya capacidad confían, podría decirse, todos los hombres de negocios de este país. Sin duda es la mejor carta del Presidente Peña para la candidatura presidencial.

    El otro es el Dr. José Narro que se ha formado en las aulas universitarias, y que como rector de la UNAM repitió periodo con una excelente labor que lo llevó a ser invitado por el presidente a su actual puesto como Secretario de Salud en el país. Son estos dos hombres los únicos que no están quemados, que no están desgastados políticamente y que podrían rescatar la presidencia de la república para el PRI, porque con otro, el que sea, no habría poder humano que convenciera a la sociedad mexicana para volver a confiar en ese partido. Los jóvenes universitarios harían una gran campaña a favor del Dr. Narro, y me refiero a los de todo el país, y, por otra parte, todos los hombres y mujeres que le entiende un poco a la economía, empezando por las amas de casa, apoyarían a José Antonio Meade, inclusive, muchos más con otras ideologías, desde el centro hasta la derecha, con apoyo potencial de gente de izquierda que cuida sus negocios y que creen que México necesita un verdadero hombre con esos conocimientos.

    Los otros políticos, todos, los que son parte del gabinete, no tienen nada que ofrecer, ni siquiera un buen nombre, están tan desgastados y desprestigiados que un hombre como AMLO los supera fácilmente en todas las encuestas. Sólo un golpe de timón, un viraje de 180 grados podría hacer que la sociedad piense dos veces las cosas y vean en gente como la que venimos comentando el futuro de este país, porque no hay, entre los demás políticos, ni del PAN, ni del PRI, ni de ningún otro personas con las cartas credenciales como las que tienen estos dos personajes.

    Al tiempo; por cierto, la última Asamblea del PRI quitó los candados que existían para que gente sin partido como Meade o gente como Narro ahora puedan ser incluidos en la lista de presidenciables. Hace falta sangre nueva en la política, aunque Narro tiene 68 años está fuerte, se nota su vigor y sus ganas de hacer por este país. De Meade ni se diga, su paso en las filas burocráticas ha sido digno de reconocimiento por propios y por extraños, por lo que además de ser joven, tiene 48 años, ya tiene la experiencia para ser un gran presidente. Ojalá el presidente Peña nieto sepa dilucidar de entre los potenciales candidatos a los que la sociedad no ha reprobado, a los que no han sido parte del hartazgo social, a los malos políticos que han manchado a todos los partidos, desde las posiciones políticas, partidistas y de gobierno que sus miembros han ostentado. Este país ya no aguanta otra camada de bribones como los que andan siendo perseguidos o que ya están en la cárcel.

    Este país requiere de un cambio total en su forma de atender las demandas sociales, en la forma de cuidar la economía, de sanear la enorme deuda pública que se acumula, de continuar incorporando a los informales al tributo, necesitamos gente que sea capaz de encontrar personas que administren los dineros de la cosa pública sin llenar primero sus bolsillos. Estos hombres de los que hemos escrito son dos, que bien vale la pena, analizar con detenimiento. Ojalá lo hagan, ojalá los vean.

     

    fernandoherrera1956@hotmail.com

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Historias comunes

    2017-09-04 09:06:09 | Fernando Herrera Martínez

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Siempre se ha sabido que los abogados de gobierno, independientemente del orden del que se trate, federal, estatal y municipal, porque están mal pagados, mal preparados y tienen exceso de trabajo


        

    El respaldo de un ministerio público es el agente investigador, si éste hace bien su trabajo, entregará un expediente sólido y defendible, incluso, ganable; de lo contrario, el ministerio público sólo hará los trámites ante los juzgados para ser derrotado. Históricamente, en nuestro país, los expedientes están mal armados, con una base indagatoria mal hecha, en donde el rigor del proceso para hacerse de pruebas no es respetado ni los derechos de los probables responsables, por lo que, aunque los capturen, terminan saliendo libres, por la mala actuación de la representación social.

    El dinero público no es suficiente para llevar a cabo un buen proceso de armado de expedientes contra alguien, siempre ha sido un problema para el país, la pésima actuación de toda la cadena que conforma la procuración de justicia.

    En cambio, quien enfrenta problemas con la justicia, si carece de dinero, sólo tiene que esperar el tiempo necesario para que brinquen los errores y los jueces los dejen libres, pero, teniendo dinero, se puede hacer lo que sea, hasta exhibir a los policías investigadores, ministerios públicos y sus jefes. Es algo con lo que la sociedad ha aprendido a vivir, algunos le han denominado la puerta giratoria, en donde los delincuentes entran para volver a salir, a salvo el tiempo que tardan unos u otros.

    En asuntos de los políticos también se ha sabido siempre que hay impunidad, que es más el ruido que las nueces, que entre ellos se protegen, al menos, en el tiempo del llamado partido hegemónico. A salvo, casos emblemáticos como el de Salinas De Gortari contra Joaquín, “la quina” a quien se le cobró a muy alto precio su traición y apoyo a Cuauhtémoc Cárdenas, o, el anterior, de Díaz Serrano, que pagó por el sexenio del perro, y por su pretensión de ser presidente. Recientemente, la Maestra Elva Esther Gordillo pagó, y sigue pagando, la indisciplina con el actual gobierno, amén de los apoyos dados a Fox y Calderón respectivamente.

    Esos asuntos fueron cobrados con altos intereses, por la gravedad de las ofensas al sistema o nomenclatura. De los escándalos más sonados de políticos caídos en desgracia está el del exgobernador Mario Villanueva Madrid, de Quintana Roo, que ha pasado 20 años en la cárcel, a partir de su captura, luego de huir, siendo gobernador. Andrés Granier de Tabasco, Jesús Reyna de Michoacán, Flavino Ríos de Veracruz. Luego hay dos amparados pero sujetos a proceso, Rodrigo Medina de Nuevo León y Reynoso de Aguascalientes. Antes, con Calderón, Pablo Salazar Mendiguchía pasó 17 meses en la cárcel en el sexenio, Narciso Agúndez sólo 203 días.

    Ahora, en la pluralidad de los partidos que cogobiernan el país, han entrado a la cárcel asuntos muy sonados de corrupción, como el Padrés de Sonora, que con una huelga de hambre consiguió que sacarán a su hijo de Almoloya, a otra cárcel menos dura y luego fuese liberado absuelto de cargos, dejando claro que él paga, pero que el sistema libra a su familia. Lo estamos viviendo con Duarte, el de Veracruz, en donde sólo él fue arrestado en Guatemala, extraditado, y con una huelga de hambre, paró las intenciones de arrestar a su esposa. Sigue en prisión, al igual que Padrés, pero uno y otro están peleando con ese sistema débil en el armado de expedientes y defensa de casos. Actualmente, están siendo investigados o perseguidos César Duarte de Chihuahua, Fidel Herrera de Veracruz y Gabino Cué de Oaxaca. Tomás Yarrinton está arrestado en Italia y será extraditado a USA y después a México. Roberto Borge está preso en Panamá y México quiere traerlo extraditado, veremos qué pasa. En medio de todo este entramado de impunidad, corruptelas, traiciones, investigados, perseguidos y presos, el abogado de Duarte, el de Chihuahua, Aguilar Zincer, demuestra, una vez más, la debilidad del armado de los expedientes punitivos por empleados de gobierno, al ganarles una partida en la larga lucha que les espera, por lo pronto, ya le entregaron algunas propiedades. Con la pena para el estado y sus autoridades.

     

     

    fernandoherrera1956@hotmail.com

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn