×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Exdirector de Pemex Emilio Lozoya recibió 10 millones de dólares en sobornos

    2017-08-13 11:40:03 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El caso de corrupción de la constructora Odebrecht ha sacudido a buena parte de los principales países de América Latina. Más allá de Brasil, epicentro del conglomerado, Perú o Colombia, entre otros, han visto cómo los tentáculos vinculados a los sobornos de la compañía han golpeado directamente a presidentes –Alejandro Toledo, Ollanta Humala, encarcelado o Juan Manuel Santos-. Ahora es México quien empieza a recibir los focos de atención. Un nombre ha sobresalido todo este tiempo: el del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya. Tres exdirectitvos de Odrebrecht aseguran, en declaraciones juramentadas, que Lozoya recibió “propinas” por valor de 10 millones de dólares entre 2012 y 2016 por ayudar en la firma de contratados.


        

    Las delaciones, obtenidas por El Quinto Elemento Lab, corresponden a tres funcionarios de Odebrecht –Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva- que accedieron a colaborar con la justicia para obtener beneficios en sus penas. De acuerdo a una reconstrucción realizada a partir de los testimonios jurados de los tres inculpados por la justicia brasileña y de decenas de documentos, se comprueba que el nombre de Lozoya aparece vinculado a diversas operaciones.

     

    Los documentos y testimonios apuntan que Emilio Lozoya solicitó y 4,1 millones de dólares entre abril y noviembre de 2012. Según se desprende del material, publicado este domingo por la revista Proceso y Aristegui Noticias, los responsables de Odebrecht aseguran que ese pago respondía a una manera de asegurar el favor de alguien que por aquel entonces se situaba como una figura en la campaña del hoy presidente, Enrique Peña Nieto.

     

    El testimonio de Luis Alberto de Meneses, responsable de la constructora en México, revela que en marzo de 2012 Lozoya le dio el nombre de una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas, donde a partir de entonces se comenzarían a realizar los pagos, siempre según el testimonio del directivo brasileño. Las transferencias comenzaron en abril de ese año: la primera, de 250.000 dólares; luego, de 495.000 y de 505.000. La relación se intensificó con la llegada de Lozoya a la dirección de Pemex, especialmente después de que Odebrecth ganase el contrato de remodelación de una refinería, por las que Lozoya, según las delaciones, recibió cuatro millones de dólares.

     

    El País

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    No voy a perder la mesura: Meade

    2017-12-14 08:05:57 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El precandidato sostiene que evitará caer en una campaña electoral agresiva o de calificativos.


        

    CIUDAD DE MÉXICO.

    José Antonio Meade aseguró que en su campaña no modificará su estilo mesurado ni caerá en una guerra de descalificaciones al estar convencido de que la prudencia genera confianza a los mexicanos.

    El precandidato del PRI aseguró a Excélsior que quiere ganar la Presidencia a partir de sumar y criticó a quienes proponen darle un giro radical al régimen del país, pues él apuesta por consolidar las reformas que se han trabajado durante los años recientes.

    Reconoció que algunas instituciones de seguridad pública han fallado en su labor, pero rechazó que la amnistía a los criminales sea una opción. También afirmó que su ánimo es bueno aunque hay encuestas que lo ubican en el tercer lugar de la contienda electoral porque sabe venir desde atrás para ganar.

    Para el exsecretario de Hacienda, México necesita propuestas de gobierno serias, “no ocurrencias ligeras y en algunos casos casi de locura”.

    “sé llegar desde atrás  para ganar”

    Asegura que seguirá con su estilo mesurado y que no tiene ningún tema tabú

    Decidido a no modificar su estilo personal mesurado durante su campaña, porque está convencido que eso genera confianza a los mexicanos, José Antonio Meade no se desanima por las encuestas que lo ubican en segundo o tercer lugar, porque sabe venir desde atrás para ganar.

    En entrevista con Excélsior, el precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de la República aclara que carece de tabúes en temas como el aborto, la legalización de las drogas y los matrimonios del mismo sexo, porque como servidor público sabe diferenciar entre sus valores personales y su obligación de cumplir la Ley.

    José Antonio Meade también aclara que esta semana buscó al expresidente Vicente Fox porque quiere ganar la Presidencia de la República a partir de sumar, no de dividir, como plantean otras opciones políticas, que también proponen un cambio radical de régimen para el país, cuando lo fundamental es dejar de inventar al país cada seis años.

    Traza también las diferencias en materia de seguridad pública con quienes disputará el triunfo de julio próximo, pues admite que no todas las instituciones de seguridad pública han estado a la altura del reto, pero aclara que no cree en la amnistía a los criminales ni apuesta por el debilitamiento de quienes todos los días se esfuerzan por proteger a los ciudadanos.

    “Claramente, lo que este país necesita no es más impunidad, sino menos, que cada vez que haya un acto de violencia, este acto de violencia tenga consecuencias. Hay quien dice que la forma de combatir la violencia es debilitando a quienes nos cuidan y nos protegen, yo más bien creo que lo que tenemos que hacer es ir buscando dónde está (…) y en la medida en que vayamos teniendo claros cuáles son esos espacios de responsabilidad, con un buen cumplimiento de la ley y un buen diseño para enfrentar el reto, vamos a recuperar la paz y la tranquilidad”, adelanta.

    “No soy pirrurris”

    Es evidente que José Antonio Meade pisa terreno nuevo, pero no se le nota nervioso. Es un hombre amable, que en la conversación con Excélsior se muestra sonriente. No evade respuestas, pero la parquedad en algunas de ellas evidencia el interés que tiene en el tema, como cuando se le pregunta si es un “pirrurris”, calificativo que le endilgó el precandidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

     “Todos quienes me conocen saben que no”, responde y muestra así en los hechos la convicción que tiene de no emprender una campaña de descalificaciones.

    Atacado por sus principales adversarios electorales, que usan la oratoria para ganar adeptos y la descalificación para provocar polémica, José Antonio Meade afirma que no caerá en una campaña electoral agresiva, porque hoy México necesita propuestas serias e informadas y “no de ocurrencias ligeras y en algunos casos casi de locura”.

    Niega que su estilo mesurado sea una desventaja en una campaña electoral, incluso aclara que está acostumbrado a venir desde atrás para ganar, por lo que las encuestas ni le quitan ánimo ni le hieren el orgullo.

    “El hecho de compararme con quien lleva muchas décadas de hacer campaña y que recoge una parte minoritaria de la expresión del voto, y con quien lleva mucho tiempo usando spots y que recoge también una expresión que lo ubica incluso debajo de mí, este arranque pues es bastante auspicioso”, asegura.

    Añade que “de hoy en adelante voy a dejar salir al Meade que sí conocen. Al Meade que da resultados. Al Meade que ha sido confiable. Al Meade que ha dado certeza. Al Meade que ha puesto su experiencia al servicio de cada uno de los espacios que he tenido oportunidad, no sólo de trabajar, sino de dar resultados.

    “Sí estamos en un momento distinto, porque hay mucho en juego. En esta elección se van a tener que tomar decisiones fundamentales; la más importante es en manos de quién queremos tener a nuestras familias y a nuestro futuro.

    “Y yo estoy seguro que en un planteamiento que habremos de ir desarrollando, en un espacio que primero nos llevará a platicar con militantes y luego apoyar propuestas y después a presentarlas, para poderlas contrastar, vamos a llegar a un momento en que lo que importe no sea el estilo y los adjetivos, sino realmente la reflexión y a quién le tenemos confianza”, resalta.

    Adelanta a sus adversarios que por más que busquen para generarle una campaña sucia y descalificarlo ante los ciudadanos, nada encontrarán.

    Al arranque de la campaña por una sucesión presidencial que desde su punto de vista tiene una carga distinta, porque los mexicanos deben decidir en manos de quién dejan su familia y su economía, José Antonio Meade asegura que México ya no debe reinventarse cada seis años y así rechaza la propuesta electoral de sus adversarios, Por México al Frente y Morena, que instan al cambio de régimen en el país y explica que sostendrá las reformas estructurales promovidas por Enrique Peña Nieto, porque generan progreso al país, no porque controlen los precios.

    “No debemos caer en este juego de que cada seis años nos reinventamos, de que cada seis años salgamos a decir que todo estuvo mal, de que cada seis años pensemos que no hubo avances”, dice.

    —¿Qué tan conservador es José Antonio Meade en temas como el aborto, la legalización de drogas y el matrimonio de personas del mismo sexo?

    —Ahí siempre tiene uno que distinguir. Los valores personales míos son conocidos. Soy un hombre de familia. Soy un hombre de fe, pero también soy un hombre de instituciones y soy un hombre que cree en el respeto de los derechos.

    —¿No hay tabúes?

    —Yo creo que cualquiera que aspire a hacer política tiene que partir sobre la base, la primera y más importante, de ser respetuoso de la ley.

    Identificado como parte del grupo académico-político formado por el canciller Luis Videgaray, Excélsior pregunta a José Antonio Meade qué tanto influye en él quien fuera también su antecesor en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

    “Somos muy amigos desde hace 30 años y tengo la fortuna de haber conocido a mucha gente a la que le tengo afecto, a la que le tengo aprecio, de la que he aprendido, y me parece que eso es parte de lo que enriquece la trayectoria del servicio público; el diálogo, la construcción de acuerdos, la capacidad, la empatía y de buscar en cada uno su visión y su punto de vista, para ir enriqueciendo la propia”, asegura.

    EL PRI AVALA COALICIÓN

    El Consejo Político Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aprobó el convenio de coalición con el Partido Verde y Nueva Alianza para la elección de 2018, el cual será registrado ante el Instituto Nacional Electoral (INE) hoy.

    Tras un homenaje y un minuto de aplausos en memoria de Jorge Schiaffino, quien falleció en días pasados, la secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Claudia Ruiz Massieu, aseguró que con esto se da un paso más a la victoria para 2018.

    Explicó a los consejeros que con los partidos aliados desarrollarán estrategias, propuestas y acciones para buscar la confianza ciudadana. Aseguró que convencerán a los mexicanos que son la mejor opción política y por lo tanto ganarán el proceso electoral federal 2017-2028.

    En su 42 sesión  extraordinaria, luego del  voto de los 504 consejeros presentes en el auditorio Plutarco Elías Calles, el líder del PRI, Enrique Ochoa, señaló que con  la alianza  “se crea la fuerza ganadora para que Pepe Meade sea el próximo Presidente”.

    “Entre más gente conoce a Meade, más gente quiere votar por él. Vamos a vencer a López Obrador, que de locura en locura quiere convertir a México en Venezuela.”

     

    Una ausencia notable en el acto fue la de la exgobernadora Ivonne Ortega

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn