×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Comey/Trump

    2017-06-09 21:21:02 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    No recuerdo una crisis similar en la más alta esfera del poder en Estados Unidos, al menos no una que esté tan cerca de provocar un impeachment.


        

    “Decepcioné a mis amigos, decepcioné al país. Desilusioné nuestro sistema de gobierno y los sueños de todos esos jóvenes que querían formar parte de él, pero que piensan que todo está demasiado corrupto y el resto (...) Tengo que llevar esa carga por el resto de mi vida. Mi carrera política está acabada”, respondió un presidente a un agudo periodista que luego de 30 horas de conversación, obtuvo la respuesta que él y un país entero esperaban. Se trata de lo dicho por Richard Nixon a David Frost, en aquella épica entrevista que enmarcó la renuncia de Nixon, y que se retrató magistralmente en la película Frost/Nixon. Y no es que me esté adelantando a un desenlace, que ahora se antoja mucho más complicado que el de aquel episodio de la vida política estadunidense, pero no recuerdo una crisis similar en la más alta esfera del poder en Estados Unidos, al menos no una que esté tan cerca de provocar un impeachment, un proceso de destitución del Presidente, ése que gran parte del mundo se lamenta, a escasos cinco meses de iniciado su mandato, que ha llegado a ser Donald Trump.

     

    Imagino que en unos años, cuando a algún guionista se le ocurra narrar en la pantalla grande lo que hoy sucede en Washington, pensará en una escena en la que se vea cómo desde las cinco de la mañana comenzó a llenarse la sala de audiencias del Senado de EU, y es que la expectativa por lo que sucedería ahí también se despertó temprano, la gente quería estar ahí, en primera fila y no perder detalle de lo que James Comey tenía que decirle a Estados Unidos, como reportaba ayer el periódico El País.

     

    También creo que en el guión se hará énfasis en el encuadre del rostro del actor que interprete a James Comey: su cara desencajada, rodeada de periodistas y fotógrafos que no quieren perder ningún gesto de ese rostro nervioso e incluso de sobresalto cuando éste revele que él mismo había sido el autor de las filtraciones que en la prensa comenzaron a destapar la historia de cómo un entonces candidato y su equipo cercano se comunicaban directamente con Rusia para espiar y golpear a su oponente. Ésta será una trama en la que las sorpresas vendrán cuando se recapitule y se viaje al pasado, cuando las declaraciones de Comey, entendidas casi como una confesión, revelen cómo se dieron las comunicaciones que tuvo con Donald Trump cuando éste intentó detener la investigación en la que Trump y Michael Flynn no saldrían bien librados. Los momentos de más tensión narrativa serán cuando Trump presione, sugiera y haga uso de toda estrategia de convencimiento para que el exdirector del FBI acepte no indagar más. Intentos vanos que llevarían a Comey a salir del FBI nueve años antes de que terminara su periodo en el cargo.

     

    Ésta sería, además de la historia de un presidente con capacidad de funciones sumamente cuestionables, la de un funcionario reconocido, tanto por demócratas como por republicanos, por una vida política intachable y llevada al extremo por no haber cedido a presiones de la Casa Blanca para parar un escándalo que, solito, creció y se enriqueció con todos esos otros tantos temas que ponen en duda la legalidad, no sólo de una victoria electoral, sino de una operación política y hasta empresarial. Y es que en el guión no podrán quedar fuera las revelaciones que se hacen sobre su hijo, Eric, y el desvío de fondos de ayuda a niños con cáncer a la fundación de su padre. Tampoco quedarían fuera los momentos en que Trump se contradijo con su propio gabinete, cuando tensó relaciones diplomáticas, cuando se empeñó en un veto migratorio que la Corte detuvo casi de inmediato, cuando intentó conseguir financiamiento para un infame muro fronterizo. Vaya, hasta sus episodios de misoginia y de desencuentros con la primera dama, Melania. Todo parte de esa bola de nieve, de esa trama que en tan poco tiempo se ha ido construyendo.

     

    Acaso algunos de los papeles secundarios serían para sus colaboradores más cercanos, Sean Spicer, y repentinamente aparecería su abogado, Marc Kasowitz, para acusar a James Comey de revelar sin permiso las comunicaciones que tuvo con Trump. Acusar, no desmentir. Vaya defensa.

     

    Repito, no nos adelantaremos al desenlace de esta historia, aunque así lo quisiéramos. Trump no es Nixon, pero sin duda estamos frente a un episodio que por el personaje que lo protagoniza y su contexto, pareciera que no necesitaremos a un David Frost. Aunque eso ya dependerá de lo que los responsables reales de este guión quieran escribir en él.

     

    Yuriria Sierra/Nudo gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    ¿Cuál quieres escuchar primero?

    2018-07-15 11:07:43 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El miércoles 11 de julio, el virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo una reunión con quienes serán los legisladores federales en el próximo Congreso. Ahí les leyó la cartilla y les planteó la docena de reformas de ley que, respetuosamente a fuerzas, deberán discutir y en su caso aprobar. Esto se suma a las propuestas que había venido haciendo después de ganar la elección.


        

    Pero como suele pasar, todas las medidas que cambian el statu quo implican noticias buenas y malas. ¿Cuál quiere escuchar primero el amable lector?

     

    La buena: Dentro de su plan de austeridad, ningún funcionario de los tres Poderes de la Unión podrá ganar más de lo que percibe el Presidente de la República, esto es alrededor de 260 mil pesos mensuales. La mala: Es muy probable que los mejores cuadros del gobierno, al no ver ningún incentivo de trabajar de lunes a domingo, sin horarios específicos de entrada y de salida y con enormes responsabilidades, se vayan a la iniciativa privada donde, seguramente, ganarán muchos más. Los que se queden, o saben que tendrán un hueso o podrían buscar “complementos” de su sueldo en otros lados. La peor: Difícilmente, aceptarán bajarse el sueldo los jueces o ministros, por lo que se vendría una lluvia de amparos. El problema no debería haber sido el sueldo, sino la forma en que lo devengaban.

     

    La buena: Se reducirá la burocracia, eliminándose subsecretarías, direcciones, delegaciones en los estados y otros organismos. La mala: Se quedarán sin empleo cientos de personas.

     

    La buena: Habrá una descentralización de las dependencias del gobierno federal, lo que garantiza atención en distintas zonas del país. La mala: ¿Qué culpa tienen las familias de los funcionarios y trabajadores que van a tener que cambiarse? O las propias ciudades como Mérida, Chetumal, Ciudad del Carmen o León, por mencionar algunas, que verán trastocada su propia tranquilidad, ¿van a darle apoyo a todas las familias que se van a cambiar?, ¿de dónde saldrán los recursos? 

     

    La buena: Se va aumentar el salario mínimo. La mala: Sólo en la zona fronteriza del norte del país.

     

    La buena: Le quitará la pensión a los expresidentes. La mala: No se ha hablado de los pequeños ejércitos que cuidan no sólo a los expresidentes, sino también a toda su familia, ni tampoco en la reducción del personal de apoyo administrativo que también es pagado con dinero público.

     

    La buena: Se discutirán a conciencia los 10 decretos de reserva de agua que firmó el presidente Enrique Peña Nieto. La mala: López Obrador ya los calificó a priori como “privatización del agua”, aun cuando organizaciones sociales, académicos y expertos señalaron que no se privatizaba, sino al contrario, se protegía.

     

    La buena: Se establecerá el mecanismo de consulta para la revocación del mandato y se eliminarán trabas en los referéndum populares. La mala: ¿Se pondrá a referéndum los derechos ya ganados?, ¿se utilizará la democracia participativa sólo en casos que le convenga al gobierno?

     

    Hay otras medidas que son buenas sin ningún pero, como la eliminación del fuero para todos los funcionarios, incluyendo al Presidente de la República. Al fin se acabará la impunidad. Hay también otras malas que no tienen nada bueno, como es la modificación o revocación de leyes de la Reforma Educativa.

     

    Habrá quien diga que para resolver los grandes males del país, tiene que haber grandes sacrificios, pero habría que cuidar que los sacrificados no sean las personas que ni la deben ni la temen, y que sólo quieren hacer su trabajo en paz.

     

    Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn