×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • EU admite culpa por narcotráfico; nosotros somos el mercado: Tillerson

    2017-05-19 08:19:43 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Se reducirían ganancias de los cárteles si los estadunidenses entienden que el consumo de drogas termina en pérdida de vidas en México, dijo Kelly


        

    WASHINGTON.

    El gobierno de Estados Unidos admitió que por el consumo de drogas en su país, México sufre de la violencia de los cárteles.

    “Como estadunidenses tenemos que reconocer que somos el mercado para estas actividades (consumo de droga), pero si no fuera por nosotros, México no tendría este problema, así que tenemos que reconocerlo”, dijo el secretario de Estado de EU, Rex Tillerson.

    En conferencia de prensa conjunta con el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray,  y con el secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly, Tillerson dijo que el problema requiere un plan de reducción de la demanda de droga en su país.

    Ayer, representantes de ambos países sostuvieron un encuentro de alto nivel en materia de seguridad.

    En su turno, Kelly  coincidió con Tillerson y señaló que se reducirían las ganancias de los cárteles de la droga “si los estadunidenses entienden que el consumo de las drogas termina en la pérdida de vidas de periodistas, de policías, soldados, jueces y fiscales de la región, en especial de México”.

    No hay precedente de un pronunciamiento así de contundente por parte de dos secretarios estadunidenses en un mismo acto.

    EU admite que problema del narco es por su culpa

    John Kelly pide a sus compatriotas entender que la demanda de droga en su país termina con la vida de soldados y gente aquí y en Colombia.

    El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex, reconoció que si no fuera por el consumo de drogas en su país, México no tendría ese problema.

    “Nosotros como estadunidenses tenemos que reconocer que somos el mercado para estas actividades (consumo de droga), pero si no fuera por nosotros, México no tendría este problema, así que tenemos que reconocerlo”, dijo.

    Afirmó que el problema del narcotráfico y los grupos criminales que mueven drogas es suyo, y no sólo de México, y dijo que es necesario implementar un plan de reducción de la demanda interna de narcóticos en su país.

    “Como estadunidenses, debemos asumir este problema, es nuestro (...) Como estadunidenses, necesitamos aceptar que nosotros somos el mercado”, dijo el secretario de Estado durante un diálogo de alto nivel sobre seguridad con altos representantes del gobierno de México.

    Ya en marzo de 2009, la entonces la secretaria de Estado, Hillary Clinton, había asegurado que Estados Unidos compartía la responsabilidad con México para enfrentar a los cárteles de la droga.

    En una visita a nuestro país, Clinton dijo que la “insaciable’’ demanda de drogas en Estados Unidos y la incapacidad de detener el tráfico de armas hacia México estaban detrás de la creciente violencia en la frontera común.

    En tanto, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, coincidió ayer en que Estados Unidos es “un imán” para las drogas debido a la demanda de muchos adictos, y admitió que son “nuestros amigos en México quienes más sufren el peso de la violencia” del crimen organizado.

    “Lo primero que tenemos que hacer, porque es la fuente de todos los problemas, es hacer frente a la demanda en Estados Unidos”, sostuvo Kelly.

    “Si los estadunidenses entienden que el uso de drogas termina en pérdida de vidas de periodistas en la región, en particular ahora en México, oficiales de policía, soldados, jueces, fiscales, si los estadunidenses que usan drogas entienden, y dejan de hacerlo, se reducirá significativamente el dinero proveniente de las drogas y en consecuencia las ganancias que genera Estados Unidos”, continuó.

    Recordó que el muro fronterizo con México funciona para frenar el tráfico de droga, pero también es útil la tecnología.

    El responsable de Seguridad afirmó que es necesario “un programa integral de reducción de la demanda de drogas en EU”.

    “Nunca llegaremos a cero, pero podemos reducir la cantidad de drogas que se consumen en EU”, añadió Kelly.

    El ministro se pronunció de manera similar hace dos semanas, donde lamentó que Estados Unidos no esté haciendo “casi nada” para reducir la demanda interna.

    Tillerson y Kelly hablaron después de reunirse con sus homólogos mexicanos, Luis Videgaray y el secretario de Gobernación, con quienes mantuvieron un diálogo “muy útil y fructífero”, en palabras del secretario de Estado.

    “Hoy hemos identificado nuevas estrategias (contra los cárteles), con un énfasis en los flujos de efectivo. Atacaremos sus medios de producción, su flujo de efectivo y su producción de armas. Los esfuerzos del gobierno de Trump (...) no han hecho más que empezar”, sentenció Tillerson.

    PIDE SEGOB ESFUERZO BILATERAL

    La Secretaría de Gobernación (Segob) planteó un esfuerzo binacional más equilibrado respecto al combate al narcotráfico y la drogadicción durante el encuentro que, con la participación del canciller Luis Videgaray Caso, tuvo lugar hace algunas horas con funcionarios de la administración federal de los Estados Unidos de Norteamérica.

    Así lo dio a conocer el titular de Segob en conferencia de prensa, tras la reunión que los funcionarios mexicanos sostuvieron con el secretario de Estado, Rex Wayne Tillerson, y el secretario de Seguridad Nacional, John F. Kelly, de la administración Trump, en Wa-
    shington, D.C., Estados Unidos.

    “Costos en pérdidas de vidas en Estados Unidos por el consumo y costos en pérdidas de vida por el combate que se hace de nuestras Fuerzas Armadas, de la Policía Federal y de diferentes corporaciones con la delincuencia organizada. Y entonces no pueden tomarse solamente acciones de lado de México o sólo acciones de Estados Unidos, tiene que haber acciones contundentes de ambos países, por eso hablo de equilibrio”, subrayó.

    Agregó que sendas partes tienen que compartir mejor información y alcanzar acuerdos que permitan frenar la producción y el trasiego, pero también la demanda, que se da en uno y otro lado de la frontera.

     

    Precisó que durante el encuentro en que se abordó uno de los temas más relevantes de la agenda binacional, como lo es el combate al crimen organizado, se coincidió en la urgente necesidad de avanzar hacia un esfuerzo binacional, precisamente, más equilibrado.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Corea del Norte amenaza con probar una bomba de hidrógeno: ¿qué podría pasar?

    2017-09-22 13:16:20 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Corea del Norte acaba de insinuar que puede probar un arma nuclear en algún lugar sobre el Océano Pacífico.


        

    Si Pyongyang sigue adelante con la amenaza, sería el primer arma nuclear detonada en la atmósfera en décadas.

    La amenaza podría escalar una situación ya volátil, y viene después de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte en un discurso ante las Naciones Unidas.

    Entonces, ¿cómo podría Pyongyang lleva a cabo una prueba nuclear sobre el Pacífico y qué impacto tendría?

    ¿Pueden hacerlo?

    Corea del Norte ha estado trabajando sin descanso en el desarrollo de misiles que pueden llegar a los Estados Unidos y sus aliados y para emparejar esos misiles con una ojivas nucleares miniaturizadas.

    Después de seis pruebas nucleares y una sucesión de pruebas de misiles, el consenso es que Pyongyang está cerca de lograr su objetivo.

    Ante la pregunta de cuándo sabremos si Corea del Norte tiene un misil nuclear, el experto en no-proliferación Jeffrey Lewis a veces responde con un chiste sombrío: "Verás una luz brillante gigante".

    Lewis, del Centro de Estudios de No-proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, está de acuerdo con la mayoría de los expertos de que sólo lo sabremos con certeza cuando lo hagan.

    El ejército de Estados Unidos, sin embargo, opera bajo el supuesto de que Corea del Norte ya tiene la capacidad.

    "Sé que hay algún debate sobre los avances en miniaturización hechos por Pyongyang, pero PACOM (Comando del Pacífico de los Estados Unidos) debe estar preparado para pelear esta noche, así que lo tomo en su palabra, debo asumir que sus afirmaciones son ciertas, sé que sus aspiraciones ciertamente lo son", dijo el almirante Harry Harris, jefe de PACOM, en un discurso en junio.

    ¿Cómo lo harían?

    Aunque en teoría la bomba podría lanzarse de un avión, los analistas de Corea del Norte dicen que es probable que Pyongyang opte por un misil, como medio de mostrar su tecnología más nueva y más sofisticada.

    Los misiles con armas nucleares sólo han sido probados un puñado de veces, dijo Vipin Narang, profesor de Ciencias Políticas en el MIT y experto en disuasión y política nuclear.

    "El peor de los casos sería una prueba de pájaro Juche", dijo Narang. "Eso sería no sólo provocativo, pero mucho puede salir mal si el misil no funciona".

    La frase "pájaro Juche", utilizada por expertos en no proliferación que monitorean las actividades de Pyongyang, es una referencia a la prueba de misiles de 1962 bajo el n

    nombre de código Frigate Bird. La prueba involucró un misil nuclear lanzado desde un submarino estadounidense hacia la Isla de Natividad y detonado sobre el Océano Pacífico.

    Los medios de comunicación estatales norcoreanos a menudo emplean la palabra Juche, la ideología estatal norcoreana de la autosuficiencia, al referirse a las pruebas nucleares del país.

    ¿Y si lo hacen?

    Independientemente de las consecuencias geopolíticas, los efectos ambientales podrían ser devastadores. Aquellos que viven cerca del atolón de Bikini, donde los EE.UU. probaron muchas de sus armas nucleares a mediados de fines del siglo XX, todavía enfrentan una serie de cuestiones relacionadas con la salud.

     

    La explosión probablemente destruiría o contaminaría los peces y la vida marina, dejando una serie de impactos incalculables.

    El mundo no ha enfrentado una prueba atmosférica desde 1980, cuando China detonó un arma sobre Lop Nur, en el noroeste del país, según el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo.

    De las más de 2.000 pruebas que se han realizado desde el advenimiento de las armas nucleares, más de 100 fueron detonadas en lugares remotos del Pacífico, según la CTBTO.

    En las Islas Marshall, donde los EE.UU. también probaron armas, la población local sufrió de tasas más altas de cáncer, defectos de nacimiento y trastornos de la tiroides.

    En la Polinesia Francesa, se reportaron afecciones similares, y se encontró que las pruebas causaron deslizamientos de tierra, tsunamis y terremotos, dijo la CTBTO.

    Pero los daños a los seres humanos podrían ser limitados si Corea del Norte selecciona un lugar particularmente aislado, dicen los analistas.

    "Realmente depende de dónde explotan el dispositivo y cuáles son los patrones climáticos en ese momento", dijo Melissa Hanham, investigadora senior también con el Centro de Estudios de No-proliferación. "Dicho esto, sabemos de pruebas a lo largo de décadas que hay efectos ambientales persistentes y los impactos en los seres humanos".

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn