×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Atacan 100 hombres armados a 7 periodistas en Guerrero

    2017-05-14 09:58:01 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Acapetlahuaya, Gro. Siete periodistas de medios locales, nacionales e internacionales fueron interceptados ayer por la tarde en un retén instalado en la carretera Iguala-Ciudad Altamirano, a la altura de este municipio, en la zona norte de Guerrero, por unos 100 civiles armados y encapuchados, que los despojaron de sus equipos de trabajo y pertenencias.


        

    Sergio Ocampo, corresponsal de La Jornada en Guerrero; Jair Cabrera, reportero gráfico y colaborador de esta casa editorial; Hans Máximo Musielik, de Vice News; Pablo Pérez García, de Hispano Post; Jorge Martínez, de la agencia Quadratín; Angel Galeana, de Imagen TV, y Alejandro Ortiz, del diario Bajo Palabra, fueron retenidos por espacio de 15 minutos por sujetos visiblemente drogados.

     

    Los pistoleros, presuntamente pertenecientes a la organización delictiva La familia michoacana, despojaron a los reporteros de sus pertenencias, equipos de cómputo, cámaras fotográficas y de video, teléfonos celulares, dinero en efectivo, así como una camioneta Patriot (propiedad de Sergio Ocampo), todo valuado en cerca de un millón de pesos.

     

    A Hans Máximo, uno de los civiles armados lo amagó con una pistola en la cabeza, y le advirtió: “si vemos que se detienen en el retén y dicen lo que les pasó, los vamos a comer vivos. Ahí tenemos halcones vigilando”.

     

    Aproximadamente a un kilómetro de distancia, elementos del Ejército Mexicano mantienen un retén antes de ingresar a la región de la Tierra Caliente de Guerrero.

     

    El grupo de periodistas se había trasladado ayer por la mañana a esa zona para cubrir los acontecimientos que se suscitaron desde el viernes en el municipio de San Miguel Totolapan, donde fuerzas militares y estatales tomaron el control de la seguridad.

     

    Cuando iban ingresando a la localidad, cientos de personas, encabezadas por integrantes del Movimiento por la Paz, les intentaron impedir el paso colocando algunas barricadas. A raíz del arribo de soldados y agentes estatales en al menos siete de los nueve municipios que conforman la región de la Tierra Caliente, hubo reportes de al menos 14 bloqueos carreteros, varios realizados por transportistas, y 20 vehículos incendiados.

     

    En esa zona que comprende los municipios de Arcelia, San Miguel Totolapan, Tlapehuala, y Ajuchitlán del Progreso, los grupos delictivos de Los tequileros y La familia michoacana se disputan el control del trasiego de drogas. Los constantes enfrentamientos entre esas organizaciones criminales mantienen asolada la región.

     

    Alrededor de las 7:30 horas, los periodistas arribaron en dos vehículos al municipio de San Miguel Tololapan; posteriormente, al llegar al punto conocido como Palos Altos, municipio de Arcelia, dejaron los dos vehículos en el estacionamiento de un restaurante.

     

    A partir de ese lugar se trasladaron a pie a diversos puntos ubicados en la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano, en un tramo de unos 15 kilómetros.

     

    Debido a que la policía estatal antimotines venía desactivando los bloqueos instalados por transportistas, principalmente, los comunicadores acordaron que dos de sus compañeros se trasladaran a Palos Altos, previendo que podría haber hechos violentos ante los operativos de la autoridad.

     

    Cerca de las 16 horas los siete reporteros pasaron a comer a uno de los restaurantes ubicados en la presa Vicente Guerrero, del municipio de Arcelia, y una hora después partieron rumbo a Iguala.

     

    En el trayecto pasaron por un retén militar y luego se dirigieron con rumbo al crucero que va al municipio de Acapetlahuaya, pero alrededor de las 18 horas se toparon con un bloqueo hechocon piedras y palos, resguardado por unos 100 civiles armados, que con palabras altisonantes los obligaron a bajar de las dos camionetas, una Jeep Liberty y una Patriot.

     

    De inmediato un grupo de jóvenes, incluido un menor de unos 13 años, empezó a despojarlos de sus pertenencias, y otro sujeto, al parecer el jefe del retén, les pidió las llaves de los vehículos.

     

    Los comunicadores fueron llevados a un callejón, donde había unas viviendas, mientras un grupo de pistoleros sacaba de las camionetas las computadoras, cámaras y demás equipo, y otros pedían las carteras de los periodistas.

     

    Después de unos 15 minutos, finalmente otro de los líderes de los civiles armados advirtió que uno de los vehículos se quedaría. Ante los reclamos de los periodistas, indicó: si no se van, les vamos a quitar las dos camionetas y se los va a llevar la chingada. Los comunicadores optaron por retirarse en el vehículo que les dejaron.

     

    La mañana del viernes, aproximadamente 500 elementos del Ejército Mexicano, las policías Estatal Antimotines y la Ministerial llegaron al municipio de San Miguel Totolapan con el propósito de realizar un operativo que lleve a la captura de los líderes de los grupos delincuenciales señalados, cuyos enfrentamientos mantienen asolada la región.

     

    Alrededor de mil personas, encabezadas por miembros del grupo de autodefensa aglutinado en el denominado Movimiento por la Paz, creado en diciembre pasado para enfrentar a las bandas criminales que se disputan el trasiego de drogas, intentaron impedirles el paso a los uniformados, pero éstos los replegaron y finalmente pudieron llegar al zócalo de la localidad.

     

    En lo que va del año, en Guerrero se han cometido más de 700 asesinatos presuntamente relacionados con la delincuencia organizada, una gran parte de ellos en poblaciones de la Tierra Caliente, donde existen vastas extensiones de sembradíos de amapola y mariguana.

     

    La Jornada

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Incautan media tonelada de cocaína en Chiapas

    2017-06-24 08:23:20 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Elementos de la Marina aseguraron más de media tonelada de cocaína en altamar, frente a las costas de Chiapas, en seguimiento a una operación efectuada en la zona marítima en la que el miércoles halló mil 200 kilos de la misma droga.


        

    La Secretaría de Marina indicó que personal de la Décimo Cuarta Zona Naval con sede en Puerto Chiapas, en funciones de Guardia Costera, aseguró otros 27 bultos más con un peso bruto aproximado de 588.5 kilogramos, los cuales contenían en su interior ladrillos con polvo blanco con las características de la cocaína.

     

    "El aseguramiento se efectuó en el transcurso del día de ayer, ya que por información de inteligencia y trabajos de gabinete, despegó un avión que avistó un grupo de embarcaciones, las cuales se encontraban muy cercanas entre sí, y pidió apoyo a distintas unidades de superficie operando en el área para que se dirigieran a la posición geográfica del avistamiento, para su inspección", estableció la dependencia en un comunicado.

     

    Indicó que durante el trayecto de las unidades de superficie hacia el punto, la tripulación de las embarcaciones balizaron su cargamento y lo fondearon con la intención de ocultarlo.

     

    Fuentes de la Marina explicaron que en los últimos meses aventar la droga al mar en bultos balizados y señalizados electrónicamente para indicar un lugar geográfico específico, ha sido una práctica cada vez más recurrente de los grupos criminales para traficar cocaína a México y Estados Unidos.

     

    La droga es primero trasladada en embarcaciones medianas o grandes, bajo el pretexto de llevar carga industrial o pesquera, y después aventar la droga frente a las costas de Chiapas, Oaxaca y Guerrero para su recuperación con lanchas con motor fuera de borda o barcos pequeños.

     

    La cocaína fue transportada por una Patrulla Interceptora de la Armada de México al muelle de la Décimo Cuarta Zona Naval en Puerto Chiapas, a fin de ser puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación en la Subdelegación de la PGR de Tapachula para la integración de la carpeta de investigación correspondiente, informó la Marina.

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn