×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Seis errores financieros que podrían arruinar tus finanzas personales

    2017-05-10 12:38:16 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Los errores con el dinero pueden ocurrirte sin que te des cuenta. Es posible que no sepas cuánto efecto pueden tener estos errores en tus finanzas hasta que pierdas mucho dinero.


        

    Si aprendes a detectar en tus finanzas los pasos en falso y a corregirlos desde el principio, puedes ahorrarte miles de dólares, y unas cuantas noches sin dormir.

    1. Comprar una casa que no puedes costear

    Todo el mundo sabe que una casa puede ser un gran activo financiero. Sin embargo, comprar una casa no es como comprar algunas acciones. Es una gran inversión de dinero, tiempo y energía. Y si te extralimitas económicamente para comprar esa casa, puede terminar siendo una inversión muy mala.

    Si comprar una casa te hunde profundamente en la deuda y te obliga a recurrir a las tarjetas de crédito para estar a flote, terminarás gastando más en cuotas e intereses de lo que posiblemente podrías obtener como retorno de tu “inversión”.

    Los prestamistas hipotecarios normalmente recomiendan limitarse a un pago hipotecario mensual que no supere el 28% de tu ingreso antes de impuestos. Si no puedes encontrar una casa por menos de eso, es mejor alquilar hasta que cambie tu situación.

     

    2. No ahorrar al menos el 10% de tus ingresos (ahorrar más es mejor)

    Apartar una porción razonable de tus ingresos de manera regular puede cosechar grandes recompensas para ti. En primer lugar, comprar inversiones que tienen décadas para crecer te dará un enorme rendimiento, gracias al interés compuesto.

    En segundo lugar, tener una cuenta de ahorros con el valor de algunos meses de gastos puede salvarte de depender de las tarjetas de crédito durante alguna emergencia, lo que significa que ahorrarás una fortuna en intereses y otros cargos relacionados con las deudas.

    Y, en tercer lugar, tener dinero ahorrado te da más flexibilidad en tus opciones de estilo de vida. Por ejemplo, si deseas hacer una carrera en un campo que tiene un gran potencial de ganancias en el futuro, pero paga muy poco en este momento, tener algún colchón en el banco hará que sea mucho más seguro y más fácil perseguir el trabajo de tus sueños.

    3. Ignorar tus inversiones

    Una estrategia de inversión de comprar y retener tiene muchas ventajas, y la mayor de ellas es que requiere mucho menos tiempo y esfuerzo de tu parte para mantenerla. Sin embargo, eso no significa que puedes configurar un plan de inversión automático y luego ignorarlo durante los próximos 30 años.

    Como mínimo, revisa tus inversiones una vez al año y decide si estás o no satisfecho con su desempeño. Esta revisión anual te permitirá volver a equilibrarte y reemplazar las inversiones que ya no se adapten a tus necesidades, ya sea por su bajo rendimiento o porque ya no encajan dentro de tu estrategia cambiante.

    Por ejemplo, si estás cerca de retirarte y todavía tienes 70% de tu cartera asignada en acciones, entonces una repentina caída del mercado podría acabar con una gran parte de tus ahorros justo antes de que los necesites para vivir.

     

    4. Tratar de medir los tiempos del mercado

    Sí, es posible hacer una fortuna si mides tus inversiones perfectamente al comprar de acciones en los mínimos del mercado y al venderlas en los máximos. Sin embargo, también es posible hacer una fortuna ganando la lotería; y yo aún así no recomendaría comprar billetes de lotería como una buena inversión.

    Medir los tiempos del mercado convierte a la inversión en apuestas simples y llanas. Porque nadie puede predecir con certeza si las acciones subirán o bajarán, incluso los gestores de inversión profesionales se equivocan más a menudo de lo que aciertan.

    Para empeorar las cosas, tendrás que pagar comisiones y, posiblemente, impuestos cada vez que realices una transacción; y sincronizar con el mercado suele requerir de muchas transacciones. Estos gastos pueden erosionar gravemente tus rendimientos, incluso si logras cronometrar todas tus operaciones perfectamente (y no será así).

    Así que, a menos que tengas una bola de cristal que te diga exactamente lo que el mercado está a punto de hacer, sigue comprando inversiones de calidad y manteniéndolas durante largos periodos.

    LEE: Joven de 16 años ganó 43.000 dólares con acciones de Tesla, Google y Netflix

    5. Mantener todo tu dinero en ahorros

    Si simplemente tienes todo tu dinero en tu cuenta de ahorros, a tu banco le encantará; pero la inflación consume ese dinero a través del tiempo hasta que no queda nada. Debido a que la inflación promedia alrededor del 3% a largo plazo, necesitas obtener al menos un retorno del 3% en tu dinero solo para quedar en equilibrio.

    Y ciertamente no existe una cuenta de ahorros que pague un interés del 3%. Mantén el suficiente dinero en tu cuenta de cheques para cubrir tus gastos y protegerte de los sobregiros, y solo destina lo suficiente en una cuenta de ahorros para cubrir emergencias (quizás con un banco que opere únicamente en línea, lo cual rendirá mucho más intereses). Luego, dirige el resto a inversiones para el retiro y/o en una cuenta de corretaje.

    Como un ejemplo rápido, si dejas 10.000 dólares en una cuenta de ahorros que paga un interés del 1% durante 20 años, terminarías con 12.202 dólares. Si dejaras esos mismos 10.000 dólares en una cuenta de retiro con impuestos diferidos que rindiera un promedio de 7% anual durante 20 años, tendrías 38.697 dólares.

    6. No tener metas

    ¿Dónde quieres estar en 10 años, financieramente hablando? ¿Qué tal en unos 20 años? Si no tienes una meta, te costará mucho idear a un plan de ahorro, y eso significa que tu dinero saldrá volando en gastos en lugar de generar miles de dólares en inversiones cuando se lleguen a término.

    Pero si estableces metas financieras razonables y tienes un plan para satisfacerlas, puedes lograr cosas asombrosas. Tal vez te gustaría tener lo suficiente ahorrado para dar el pago inicial de una casa dentro de cinco años, y te gustaría ser un millonario dentro de 30 años.

    Siéntate con una calculadora financiera, idea un plan de ahorro que te conduzca allí, y en 30 años podrías estar sentado en el porche de tu casa pagada mirando un estado de cuenta bancario de siete cifras. Ese es un futuro financiero que vale la pena esperar.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    ¿Por qué no soy capaz de perder peso?

    2017-12-13 07:32:07 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    La pérdida de peso sigue siendo un desafío increíble para la mayoría de la gente, como lo demuestra la creciente epidemia mundial de obesidad.


        

    Según las últimas estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., se considera que más de dos de cada tres adultos en EE.UU.  tiene sobrepeso (definido como un índice de masa corporal entre 25 y 30) y el 36,5% de los adultos estadounidenses caen en la categoría de obesidad (IMC mayor de 30).

    Muchas personas quieren perder peso. Según un estudio reciente en el Journal of the American Medical Association,aproximadamente la mitad de los adultos con sobrepeso y obesos dicen que están tratando de perder peso. Por eso mis pacientes a menudo preguntan: "¿Por qué no estoy bajando de peso?".

    No hay una respuesta simple y universal a esta pregunta, pero después de casi dos décadas de trabajar con pacientes tratando de perder peso y con la ayuda de dos líderes en el campo de la nutrición y la medicina de la obesidad, he reunido esta lista de algunas de las razones conductuales y médicas más comunes por las que podrías nos estar perdiendo peso, aunque creas que estás haciendo todo bien. También traté de incluir sugerencias para guiarte por el camino correcto hacia la pérdida sostenida de peso.

    Tienes 'amnesia' de calorías

    Este es uno de los problemas más comunes y fáciles de solucionar que veo en mi práctica: en pocas palabras, las personas suelen comer más calorías de lo que creen.

    Las calorías totales consumidas son importantes cuando se trata de perder peso, a pesar de lo que afirman algunas dietas populares. Con frecuencia las personas se olvidan de las pequeñas cosas durante o entre las comidas que se suman de forma calórica y pueden interferir significativamente con la pérdida de peso.

    La solución: mantener un diario de alimentos o realizar un seguimiento de tu ingesta de alimentos con una aplicación. La investigación muestra que este comportamiento simple puede duplicar la pérdida de peso y, a menudo, ayuda a mis pacientes a superar las frustrantes etapas de pérdida de peso.

    Relajas tu dieta demasiado los fines de semana

    Este es otro problema muy común que es un poco más difícil de solucionar, ya que los fines de semana generalmente son mucho menos estructurados y más sociales que los días de la semana. Tres días (viernes, sábado y domingo) de comer más relajado (y en muchos casos beber) pueden borrar fácilmente cuatro días de esfuerzo más concentrado.

    No espero que seas perfecto siete días a la semana, pero la mayoría de los que mantuvieron la pérdida de peso exitosamente del Registro Nacional de Control de Peso (un estudio en curso que rastrea personas que han perdido al menos 13 kilos y han mantenido el peso al menos durante un año) mantener una dieta bastante consistente durante toda la semana, no solo los días de la semana.

    La solución: trata de limitar las indulgencias si estás tratando de perder peso. Una noche de la semana toma una copa de vino o un plato más indulgente, pero no ambos. En otra noche, divide un postre, sáltate el vino e intenta elegir un plato más saludable. Ten cuidado con comer una comida "trampa" completa, o peor, un día de "trampa", ya que esto puede interferir con la pérdida de peso.

    Tu medicación te está perjudicando

    La mayoría de los médicos no reciben la capacitación adecuada en medicina y nutrición para la obesidad. Muchos pueden no ser conscientes de que los medicamentos que recetan pueden llevar al aumento de peso o hacer que la pérdida de peso sea más difícil.

    Según la Dra. Caroline Apovian, presidenta de la Obesity Society, los medicamentos recetados frecuentemente que pueden causar aumento de peso incluyen el Benadryl, Ambien, benzodiazepinas, antidepresivos y antipsicóticos más antiguos, Paxil, betabloqueantes (para la presión arterial alta), varios medicamentos para la diabetes, incluidos la insulina, sulfonilureas y tialidazonas, y algunos métodos anticonceptivos, especialmente Depo-Provera.

    La solución: si estás tomando alguno de estos medicamentos, habla con tu médico para ver si existe una alternativa adecuada. (No debes suspender ningún medicamento recetado sin antes hablar con su médico). Hay una lista completa de medicamentos que pueden causar aumento de peso en línea.

    Comes demasiado de algo bueno

    Es cierto que las recomendaciones sobre la grasa en la dieta han cambiado en la última década, y la ciencia de la nutrición ha descubierto que la grasa no saturada, que incluye nueces, semillas, aguacate y aceite de oliva, desempeña un papel importante en una dieta saludable.

    Sin embargo, puedes estar comiendo demasiada grasa saludable junto con otros alimentos saludables, incluidos los granos integrales.

    La grasa tiene más del doble de calorías que los carbohidratos o las proteínas, por lo que las calorías de grasa, incluso si son saludables, se acumulan más rápidamente. Los granos integrales tienen tres veces el número de carbohidratos que las verduras sin almidón por porción, por lo que, una vez más, el tamaño de la porción es importante.

    La solución: Practica el control de porciones cuando se trata de alimentos saludables pero más calóricos como nueces, mantequilla de maní, semillas, aguacate, aceite de oliva y granos integrales, incluida la quinua, el cereal integral, la pasta y el arroz integral.

    Tu cuerpo es resistente a la insulina

    Este es un problema que a menudo encuentro en los pacientes y uno que mi colega, el Dr. Michael Rothkopf, presidente de la Junta Nacional de Especialistas en Nutrición Médica, confirma que es una razón que a menudo se pasa por alto para la pérdida de peso.

    Es un problema que también puede requerir la realización de pruebas especializadas. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente el 30% de los adultos y casi el 70% de los adultos con sobrepeso tienensíndrome metabólico, una constelación de anomalías fuertemente asociadas con la resistencia a la insulina y el exceso de producción de insulina.

    La insulina suprime la liberación de grasa almacenada y promueve la formación de grasa del azúcar. El metabolismo de una persona que tiene resistencia a la insulina o exceso de insulina se desplazará desde la pérdida de grasa hacia el almacenamiento de grasa.

    La solución: si eres mujer y tu circunferencia de cintura es más de 88 centímetros o eres un hombre con una cintura de más de 101 centímetros, habla con tu médico para verificar la resistencia a la insulina. Si la tienes, puede haber modificaciones en la dieta y en los medicamentos que podrían ayudarte a perder peso.

    Hay otras razones potenciales por las cuales el número en la balanza puede no estar cambiando: corta duración del sueño, comportamiento sedentario excesivo, comer en exceso después de los entrenamientos, comer por estrés y comer una dieta altamente inflamatoria llena de alimentos procesados ​​y frutas y verduras inadecuadas. Pero la lista anterior debería ayudarte a comenzar a pensar en cómo mover la balanza en la dirección correcta.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn