×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • ¿Quién se cuelga la medalla?

    2017-05-05 09:20:19 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    “Se ha tomado la decisión de enviarlo a Chihuahua, ahí estará en días siguientes, mientras se toma una decisión al respecto (...) No estará necesariamente en la misma celda, pero sí consideramos importante que no esté en El Altiplano, sino que esté allá en Chihuahua...”, le responde Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, a mi querido Ciro Gómez Leyva, ayer en Radio Fórmula.


        

    Las preguntas, en el tono de lo que aquí escribí ayer, sobre el envío de Dámaso López Núñez a la misma prisión que sirvió apenas a manera de breve escala para Joaquín Guzmán Loera, previo a su extradición. ¿Será acaso ese mismo el destino del El Licenciado, (tal cual es el deseo del compadre de El Chapo —y ahora enemigo de sus hijos—, según reportábamos ayer en este mismo espacio)?

     

    “No estamos en ese momento en esa teoría, Ciro. Creo que la PGR necesita mucho de su información, de las cosas que se venían haciendo en los últimos meses. Creo que es un personaje importante para tener información fresca, respecto a lo que estaba haciendo este líder, como líder del Cártel del Pacífico  (...) Porque asumía el liderazgo a la altura de Joaquín El Chapo, y entonces creemos que los movimientos últimos que estaba haciendo como líder del cártel, nos van a ser muy necesarios, para entender cómo estaban los movimientos logísticos, financieros, de este cártel en los últimos meses, por eso es muy importante la captura rápida de quien asumió el liderazgo, y por supuesto que la información nos es básica...”, dijo también el titular de Gobernación.

     

    En la entrevista, Ciro también le preguntó sobre lo que López Núñez habría dicho al momento de ser detenido (yo pude reportear algunas declaraciones que reporté y consigné ayer en esta columna): “Algunos empiezan a decir con quiénes trabajaban, cómo trabajaban, todavía no sabría decirte respecto de este líder, algunos sí lo hacen —hablar al momento de su detención— lo que hay que dejar claro es que el propio Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, dijo que él —El Licenciado— se quedaba al frente de este cártel (...) Es muy importante para poder, como lo hemos venido haciendo, lesionar la estructura de un cártel tan fundamental y tan importante que, además, por lo que teníamos conocimiento, en cómo se dividió este cártel, que venía con disputa del propio líder, El Chapo, y las alianzas que venían considerándose...”, le respondió Osorio Chong.

     

    Sin duda, gracias al trabajo de inteligencia que realizaron Raúl Cervantes, titular de la Procuraduría General de la República, y Omar García Harfuch, así como sus respectivos equipos, fue el que resultó esencial para la captura de Dámaso López Núñez (y antes que eso, la de Javier Duarte) y su operador detenido también en la mañana del martes, con apenas unas horas de diferencia y a unos kilómetros de la colonia Anzures, donde se detuvo a El Licenciado. En las respuestas que escuchamos ayer de Miguel Ángel Osorio Chong a Ciro Gómez Leyva, entendemos lo ajena que estuvo su presencia en estos operativos, tanto el de la captura, como el del traslado a la cárcel en Ciudad Juárez. Pero al igual que con la recaptura y después con la rerecaptura de El Chapo (realizadas ambas por la Secretaría de Marina) da la impresión de que Gobernación quiere saludar con sombrero ajeno.

     

    Regresando al detenido: Carlos Loret de Mola, en su espacio en El Universal, confirma lo escrito aquí ayer, también con dichos de fuentes de alto nivel: Dámaso quiere irse, y al parecer ya está en la que parece la primera escala para lograr su extradición. Dámaso también comenzó a hablar desde que tuvo a agentes federales frente a él. Sin duda, esta captura es una victoria para el gobierno de Peña Nieto. Si es electorera o no, es una discusión casi frívola: de serlo, pues ya quisiéramos entonces que hubiera elecciones cada mes. Pero lo cierto es que los ciudadanos ya son mucho más sofisticados de lo que eran hace apenas unos años y eso se ha podido ver en las boletas de los últimos años: ya saben premiar o castigar a quienes sí y a quienes no hacen su chamba.

     

    Yuriria Sierra/Nudo Gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Llévelo, llévelo

    2017-11-19 18:47:57 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Es el Buen Fin y todo México habla de ello. De acuerdo con los organizadores, “se busca reactivar la economía fomentando el consumo a través de ofrecer descuentos extraordinarios”. Es tan grande la emoción de estos días que las promociones, descuentos y ofertas aplican no sólo en las tiendas departamentales, sino también en la política nacional.


        

    Funcionarios de los gobiernos federal, estatal y municipal se pusieron magnánimos y ofrecen en todas sus políticas no sólo 12 meses sin intereses, sino años y ¡hasta sexenios! No tienen interés en llegar a acuerdos, tampoco le ponen interés a nombrar al fiscal Anticorrupción que les amarre las manos, ni a los fiscales general y electoral independientes. No le ponen interés a nada.

     

    Los políticos mexicanos quieren aprovechar el compre ahora y pague (los platos rotos) hasta 2018. Nadie quiere tomar decisiones que tengan un costo político sin descuentos. 

     

    Algunos aspirantes a candidatos independientes a la Presidencia quisieron aprovecharse también del fin de semana más barato y le pidieron al Instituto Nacional Electoral un descuento de 30% en las firmas que deben entregar para lograr la tan anhelada candidatura. Otros les pidieron que sus firmas valieran el doble porque nada más no las estaban juntando. El INE entró al Buen Fin y les concedió una semana más para liquidar sus apoyos.

     

    En algunos restaurantes como El Balmoral de Polanco tienen promociones en su hora feliz y si consumen una margarita, una sidra de Zacatlán y unas medias de seda dan gratis como botana a Ricardo Anaya, líder nacional del PAN.

     

    El Frente Ciudadano por México está al 3X2. Por el voto de dos partidos ¡se llevan a un tercer partido de menor precio! Así, si alguien elige al PAN y al PRD, se le anexa a Movimiento Ciudadano y, si sabe regatear, hasta otro partido le pueden regalar. Eso sí, como en ropa interior, no se aceptan devoluciones.

     

    En la Cámara de Diputados tampoco se quisieron quedar atrás y se pusieron de promoción desde una semana antes, así, si se adquiere un video de las diputadas priistas gritando “¡ehhh pu…!”, se llevan gratis la foto autografiada de un diputado bruto que las defiende.

     

    El SAT también está de promoción y a todos aquellos mexicanos cuyos nombres aparezcan en los Paradise Papers les hace muy importantes descuentos si regresan el dinero al país y pagan sus impuestos. Como regalo adicional, ¡no los ventila en medios!

     

    Para aprovechar este Buen Fin, se necesita tener un talento especial para la negociación. Por ello, el PRD y Morena en la Asamblea Legislativa de la CDMX ofrecen gratis cursos de regateo político. Inician gritando como si estuvieran en el mercado y empiezan a regatear pesos y centavos en cualquier política que se pretenda discutir, sea de apoyos a los damnificados del sismo del 19 de septiembre, la creación de una planta de termovalorización o el presupuesto para la ciudad. Los gritos y sombrerazos se venden por separado.

     

    Finalmente, el Senado de la República dio una cátedra magistral de cómo hacer marketing para vender un producto. Tuvieron la “brillante” idea de incluir a la actriz Kate del Castillo como candidata a recibir la medalla Belisario Domínguez, que es la máxima condecoración que se otorga a los ciudadanos más eminentes. Ahora, la medalla y el Senado están en boca de todos, aunque sea para criticarlos.

     

    Lamentablemente, el Buen Fin comercial se termina mañana. Las promociones políticas, sin embargo, llegaron para quedarse.

     

    Vianney Esquinca/ La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn