×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Esposa de Duarte aparece en el AICM

    2017-04-20 17:03:06 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Karime Macías Tubilla, esposa de Javier Duarte, fue captada con sus hijos en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.


        

    La imagen se tomó este jueves. A Karime se le vio acompañada de su padre, Antonio Macías, y su madre, María Virginia Yazmín Tubilla, así como otros integrantes de la familia Macías.

     

    Todos ellos abordaron un vuelo 366 de Delta Airlines con rumbo a Atlanta. Allí, alrededor de las 20:00 h, harían conexión con otro vuelo con destino a Londres.

     

    Con información de Noticieros Televisa

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Aprovechan que soy ciega para llevarme de acarreada a mítines políticos

    2018-05-25 14:48:04 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    En tres ocasiones, una organización obligó a una mujer ciega a apoyar a candidatos que no conoce en medio del sol y sin alimentos


        

    A sus más de 40 años, Claudia –nombre falso por petición de anonimato– lucha todos los días por salir adelante, mediante clases para personas con capacidades diferentes hasta la elaboración de dulces, además gana un poco de dinero para apoyar a su mamá.

    Tiene una rara enfermedad de nacimiento, la cual hace que sus huesos sean demasiado pesados. Lleva más de 10 operaciones y tiene clavos de titanio en ambas piernas, además perdió la vista en el ojo izquierdo y se apoya con el 40 por ciento de visión que tiene en el derecho.

    Es residente en el municipio mexiquense de Ecatepec, donde los doctores en más de una ocasión le advirtieron su destino: quedar ciega totalmente. Sin embargo, se prepara psicológicamente a través de clases de lectura de braille y ayuda de sus seres queridos.

    Por su debilidad visual, ella teme que negar acompañar de acarreada política podría convertirse en una sentencia para su único apoyo para sobrevivir. (Foto: Twitter)

    Hace más de un año empezó a trabajar en una institución del orden público para personas discapacitadas, mediante la ayuda de una organización, la cual poco a poco comenzó a condicionarla con salir a mítines políticos para mantener sus apoyos.

    Me condicionan, me dicen «si están buenos para pedir ayuda, pero también deben apoyar». No se me hace justo, porque yo trabajo, no estoy regalando mi tiempo. Aprovechan que soy ciega para llevarme de acarreada a mítines políticos.

    Claudia trabaja en talleres y en lo que puede para sostener a su mamá de 74 años de edad. De hecho, tiene miedo de perder su única fuente de ingreso, por esta razón solicitó anonimato y la alteración de su edad y lugar residencia.

    Su historia es real, tan real como el abuso de las organizaciones que apoyan a personas invidentes para llevarlas de acarreados a eventos políticos.

    Ella recuerda tres fechas en específico, donde junto a más 40 de sus compañeros con debilidad visual fueron trasladados para apoyar a los Partidos Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Ciudad de México.

    Relató que desconoce el nombre de los candidatos, pero todavía recuerda el calor de la tarde y la falta de alimentos. Sabe que no tiene opción, aunque la tratan bien tiene que responder a los intereses de las personas que los apoyan.

    No se me hace justo. Yo estoy trabajando, no me están dando caridad. Me citan en determinado lugar y me llevan hasta el evento, tengo que estar gritando y aplaudiendo por cuatro o cinco horas, depende cada evento. 

    De acuerdo con la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza (ACFP), el voto en la Ciudad de México llega a pagarse entre 200 a mil 500 pesos, mientras que en el Estado de México se cotiza entre 250 hasta 5 mil pesos cada sufragio.

    El colectivo también detalló que en promedio el 41 por ciento de la compra de votos se hace por medio de despensas u otros utensilios, 36 por ciento a través del condicionamiento para recibir beneficios de programas sociales como Prospera; 18 por ciento con entregas de dinero en efectivo y 5 por ciento por reparto de tarjetas con depósitos.

    Sin embargo, para Claudia no existieron ninguno de los anteriores beneficios. «Cuando vamos a los eventos tenemos que llevar nuestra propia comida, no nos dan nada. No se me hace justo, yo intento rehabilitarme pero me llevan a estos eventos de gente que no conozco. Ningún partido me convence, sólo en campaña nos buscan y en el poder se olvidan de nosotros».

    Como miembros de una asociación, los obligan a apoyar para corresponder. «A mí los políticos no me convencen, porque dicen mucho y hacen poco».

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn