×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • ¿Apuestas o palos de ciego?

    2017-02-28 20:59:34 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    En las últimas dos semanas el 2018 se precipitó. Todos parecen ya subirse a barcos que ni siquiera han zarpado, o tratando de remar en las lanchitas inflables (o de plano a brazada limpia) para alcanzar a los que ya zarparon hace tiempo.


        

    Todos están pensando, posiblemente, que el 2018 no los va a esperar. Y, quizá, están en lo correcto. Pero pareciera que están comenzando a tirar golpes a todas direcciones, para debilitar a los oponentes. O para colarse en la foto. O para hacerla de pioneros en donde los pioneros ya no existen. Tratando de implementar estrategias improvisadas y que les pueden resultar contraproducentes.

    Por ejemplo, hemos visto muy activos, desde la semana pasada, a varios personajes de la política nacional dándole duro a López Obrador. Pero, también, hemos visto a AMLO respondiéndoles hasta salirse de la ruta de sensatez que parecía haber seguido en los últimos meses. Luego vimos a uno más empezando su campaña independiente en Tlatelolco. Y ayer nos enteramos que hasta un exbigbrother le quiere entrar al ruedo. Y a un senador perredista diciendo que aunque se queda en el PRD, él ya decidió que sí va a apoyar a AMLO, y eso que le ha hecho el feo a su partido en repetidas ocasiones. Pareciera que ya están todos formaditos, esperando que algo pase. En un país que sigue entendiendo lo público en la clave política del siglo XX, pero con las herramientas y los retos del todavía no plenamente digeridos del XXI.

    Y es que pareciera que tal vez quieren aprovechar los aires de las fake news como estrategia de campaña. Sobre las “pruebas” presentadas por Miguel Ángel Yunes sobre el supuesto financiamiento del prófugo Javier Duarte a la representación veracruzana de Morena dejaron más dudas que certezas. Porque una cosa es que el hoy prófugo exgobernador dijera entonces (a quien quisiera escucharlo) que había pactado con AMLO para hacer crecer a su candidato Cuitláhuac García con el fin de frenar a Yunes, y otra muy distinta es que fuera verdad, y si acaso lo fue, probarlo debidamente y no con grabaciones.

    Luego vino Margarita Zavala, quien dijo que ella es la única que puede ganarle a El Peje. En términos cuantitativos está en lo correcto. Ella es la única que hoy por hoy está cerca de López Obrador en las encuestas. Pero para eso tendrá que ganar, primero, la competencia al interior de su propio partido, en donde todo hace pensar que no va a tenerla tan fácil.

    El fin de semana, Emilio Álvarez Icaza presentó su proyecto independiente para ir también por la Presidencia. Fue en la Plaza de las Tres Culturas en un evento más bien deslucido, con poca convocatoria que, seguro, pensarán podrán aumentar en los próximos meses. Y ayer por la tarde, nos enteramos que Patricio Zambrano (sí, el que salió en Big Brother) también piensa en Los Pinos, abanderado por el PT. Y Miguel Barbosa, coordinador de la bancada perredista en el Senado, escribió en Twitter que él es del PRD, sí, pero que para 2018 él apoyará a AMLO. Vaya mensaje para Barrales y el resto de las cabezas del sol azteca. La indefinición ya les está costando más piezas, recordemos que han perdido a personajes como Zoé Robledo y Ríos Piter. Y aunque Barbosa no renuncia es claro que ya no los apoya. Todos están entre perplejos y entusiasmados. Calderón renunció a su pensión vitalicia como expresidente, la donará a una organización que ayuda a niños con cáncer. Si no paran de ligar a Margarita Zavala con su gestión como presidente de México, querrá dar otros temas de qué hablar.

    Para llegar a la contienda en 2018 falta pasar la del Estado de México, que está a punto de iniciar, pero ya muchos están moviéndose con la mirada puesta en el próximo año. Todos esperan dar el golpe que catapulte sus intenciones, aunque lo estén haciendo bajo la lógica política y con las tácticas del siglo XX, sin entender qué es todo lo que ha venido cambiando inesperadamente en el XXI. Hace dos años, nadie habría pensado que el PRD podría perder tanto terreno; hoy parece que está a punto de desdibujarse. Lo mismo puede decirse respecto a lo que pueda pasar en los próximos 17 meses. No sabemos, pues, si están haciendo desde ahora sus apuestas, precipitando la batalla, o de plano, dando palos de ciego ante tanta incertidumbre.

     

    Yuriria Sierra/Nudo Gordiano

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Llévelo, llévelo

    2017-11-19 18:47:57 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Es el Buen Fin y todo México habla de ello. De acuerdo con los organizadores, “se busca reactivar la economía fomentando el consumo a través de ofrecer descuentos extraordinarios”. Es tan grande la emoción de estos días que las promociones, descuentos y ofertas aplican no sólo en las tiendas departamentales, sino también en la política nacional.


        

    Funcionarios de los gobiernos federal, estatal y municipal se pusieron magnánimos y ofrecen en todas sus políticas no sólo 12 meses sin intereses, sino años y ¡hasta sexenios! No tienen interés en llegar a acuerdos, tampoco le ponen interés a nombrar al fiscal Anticorrupción que les amarre las manos, ni a los fiscales general y electoral independientes. No le ponen interés a nada.

     

    Los políticos mexicanos quieren aprovechar el compre ahora y pague (los platos rotos) hasta 2018. Nadie quiere tomar decisiones que tengan un costo político sin descuentos. 

     

    Algunos aspirantes a candidatos independientes a la Presidencia quisieron aprovecharse también del fin de semana más barato y le pidieron al Instituto Nacional Electoral un descuento de 30% en las firmas que deben entregar para lograr la tan anhelada candidatura. Otros les pidieron que sus firmas valieran el doble porque nada más no las estaban juntando. El INE entró al Buen Fin y les concedió una semana más para liquidar sus apoyos.

     

    En algunos restaurantes como El Balmoral de Polanco tienen promociones en su hora feliz y si consumen una margarita, una sidra de Zacatlán y unas medias de seda dan gratis como botana a Ricardo Anaya, líder nacional del PAN.

     

    El Frente Ciudadano por México está al 3X2. Por el voto de dos partidos ¡se llevan a un tercer partido de menor precio! Así, si alguien elige al PAN y al PRD, se le anexa a Movimiento Ciudadano y, si sabe regatear, hasta otro partido le pueden regalar. Eso sí, como en ropa interior, no se aceptan devoluciones.

     

    En la Cámara de Diputados tampoco se quisieron quedar atrás y se pusieron de promoción desde una semana antes, así, si se adquiere un video de las diputadas priistas gritando “¡ehhh pu…!”, se llevan gratis la foto autografiada de un diputado bruto que las defiende.

     

    El SAT también está de promoción y a todos aquellos mexicanos cuyos nombres aparezcan en los Paradise Papers les hace muy importantes descuentos si regresan el dinero al país y pagan sus impuestos. Como regalo adicional, ¡no los ventila en medios!

     

    Para aprovechar este Buen Fin, se necesita tener un talento especial para la negociación. Por ello, el PRD y Morena en la Asamblea Legislativa de la CDMX ofrecen gratis cursos de regateo político. Inician gritando como si estuvieran en el mercado y empiezan a regatear pesos y centavos en cualquier política que se pretenda discutir, sea de apoyos a los damnificados del sismo del 19 de septiembre, la creación de una planta de termovalorización o el presupuesto para la ciudad. Los gritos y sombrerazos se venden por separado.

     

    Finalmente, el Senado de la República dio una cátedra magistral de cómo hacer marketing para vender un producto. Tuvieron la “brillante” idea de incluir a la actriz Kate del Castillo como candidata a recibir la medalla Belisario Domínguez, que es la máxima condecoración que se otorga a los ciudadanos más eminentes. Ahora, la medalla y el Senado están en boca de todos, aunque sea para criticarlos.

     

    Lamentablemente, el Buen Fin comercial se termina mañana. Las promociones políticas, sin embargo, llegaron para quedarse.

     

    Vianney Esquinca/ La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn