×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • ¿Apuestas o palos de ciego?

    2017-02-28 20:59:34 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    En las últimas dos semanas el 2018 se precipitó. Todos parecen ya subirse a barcos que ni siquiera han zarpado, o tratando de remar en las lanchitas inflables (o de plano a brazada limpia) para alcanzar a los que ya zarparon hace tiempo.


        

    Todos están pensando, posiblemente, que el 2018 no los va a esperar. Y, quizá, están en lo correcto. Pero pareciera que están comenzando a tirar golpes a todas direcciones, para debilitar a los oponentes. O para colarse en la foto. O para hacerla de pioneros en donde los pioneros ya no existen. Tratando de implementar estrategias improvisadas y que les pueden resultar contraproducentes.

    Por ejemplo, hemos visto muy activos, desde la semana pasada, a varios personajes de la política nacional dándole duro a López Obrador. Pero, también, hemos visto a AMLO respondiéndoles hasta salirse de la ruta de sensatez que parecía haber seguido en los últimos meses. Luego vimos a uno más empezando su campaña independiente en Tlatelolco. Y ayer nos enteramos que hasta un exbigbrother le quiere entrar al ruedo. Y a un senador perredista diciendo que aunque se queda en el PRD, él ya decidió que sí va a apoyar a AMLO, y eso que le ha hecho el feo a su partido en repetidas ocasiones. Pareciera que ya están todos formaditos, esperando que algo pase. En un país que sigue entendiendo lo público en la clave política del siglo XX, pero con las herramientas y los retos del todavía no plenamente digeridos del XXI.

    Y es que pareciera que tal vez quieren aprovechar los aires de las fake news como estrategia de campaña. Sobre las “pruebas” presentadas por Miguel Ángel Yunes sobre el supuesto financiamiento del prófugo Javier Duarte a la representación veracruzana de Morena dejaron más dudas que certezas. Porque una cosa es que el hoy prófugo exgobernador dijera entonces (a quien quisiera escucharlo) que había pactado con AMLO para hacer crecer a su candidato Cuitláhuac García con el fin de frenar a Yunes, y otra muy distinta es que fuera verdad, y si acaso lo fue, probarlo debidamente y no con grabaciones.

    Luego vino Margarita Zavala, quien dijo que ella es la única que puede ganarle a El Peje. En términos cuantitativos está en lo correcto. Ella es la única que hoy por hoy está cerca de López Obrador en las encuestas. Pero para eso tendrá que ganar, primero, la competencia al interior de su propio partido, en donde todo hace pensar que no va a tenerla tan fácil.

    El fin de semana, Emilio Álvarez Icaza presentó su proyecto independiente para ir también por la Presidencia. Fue en la Plaza de las Tres Culturas en un evento más bien deslucido, con poca convocatoria que, seguro, pensarán podrán aumentar en los próximos meses. Y ayer por la tarde, nos enteramos que Patricio Zambrano (sí, el que salió en Big Brother) también piensa en Los Pinos, abanderado por el PT. Y Miguel Barbosa, coordinador de la bancada perredista en el Senado, escribió en Twitter que él es del PRD, sí, pero que para 2018 él apoyará a AMLO. Vaya mensaje para Barrales y el resto de las cabezas del sol azteca. La indefinición ya les está costando más piezas, recordemos que han perdido a personajes como Zoé Robledo y Ríos Piter. Y aunque Barbosa no renuncia es claro que ya no los apoya. Todos están entre perplejos y entusiasmados. Calderón renunció a su pensión vitalicia como expresidente, la donará a una organización que ayuda a niños con cáncer. Si no paran de ligar a Margarita Zavala con su gestión como presidente de México, querrá dar otros temas de qué hablar.

    Para llegar a la contienda en 2018 falta pasar la del Estado de México, que está a punto de iniciar, pero ya muchos están moviéndose con la mirada puesta en el próximo año. Todos esperan dar el golpe que catapulte sus intenciones, aunque lo estén haciendo bajo la lógica política y con las tácticas del siglo XX, sin entender qué es todo lo que ha venido cambiando inesperadamente en el XXI. Hace dos años, nadie habría pensado que el PRD podría perder tanto terreno; hoy parece que está a punto de desdibujarse. Lo mismo puede decirse respecto a lo que pueda pasar en los próximos 17 meses. No sabemos, pues, si están haciendo desde ahora sus apuestas, precipitando la batalla, o de plano, dando palos de ciego ante tanta incertidumbre.

     

    Yuriria Sierra/Nudo Gordiano

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Lecciones aprendidas

    2017-05-28 19:37:45 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    En las elecciones cualquier pretexto es bueno para sacar trapitos al sol o hacerla de emoción, levantar demandas hasta porque voló una mosca, para no darles seguimiento una vez terminado el proceso electoral.


        

    Los procesos electorales siempre dejan lecciones que a veces sirven para reiterar lo que es de todos conocido, pero en otras dejan nuevos aprendizajes.

     

    Por ejemplo, gracias a la elección del Estado de México, quedó demostrado que el PT siempre será el PT. Este partido finalmente decidió ir solo a unas elecciones. El Partido del Trabajo, que siempre ha vivido como rémora a la sombra de las alianzas con otros institutos políticos para sobrevivir, que casi perdió su registro nacional, pero que por un tecnicismo sigue vivo, se animó a medirse sin coaliciones. Esa era noticia, pero como no puede negar la cruz de su parroquia y al no levantar nada, ni siquiera una ceja en la entidad mexiquense, su candidato, Óscar González, declinó su aspiración al gobierno del Estado de México a favor de la abanderada de Morena, Delfina Gómez.

     

    Hablando de Morena, también quedo demostrado que la figura de Andrés Manuel López Obrador pesa más que cualquier candidato o candidata. Es él quien gana las elecciones, no el/la abanderad@ de Morena. Lo único que le falta al tabasqueño es aplicar su propia recomendación de irse Despacitooo pues no puede estar perdiendo la cordura cada vez que no le dan el avión. El pleito radiofónico que tuvo con el periodista José Cárdenas en Radio Fórmula deja entrever que todavía tiene que aprender a respirar profundo e irse Despacitooo si es que quiere ganar las elecciones de 2018. 

     

    Algo que se ha refrendado en estos procesos electorales es que todas son elecciones de Estado. Los candidatos de oposición acusan al gobierno que está en el poder de intervenir en los comicios. Con razón o no, el argumento de que ahora sí, en serio, es una “elección de Estado” es tan recurrido y trillado que pasa a segundo plano.

     

    En las elecciones siempre habrá “campaña de contraste” y “guerra sucia”, que es exactamente lo mismo dependiendo de quién lo está diciendo, si el afectado o el promotor. Si es el candidato quien la promueve, entonces es una forma de que el electorado tenga elementos para conocer lo que está sucediendo con los opositores, pero si es la víctima quien la sufre, entonces es una guerra asquerosa, sin propuesta que sólo tiene el objetivo de confundir al votante.

     

    Una lección adicional es que la honestidad es un bien escaso. El caso de la veracruzana Eva Cadena deja en claro que en todos los partidos hay ovejas negras, incluso rebaños, por lo que se convierte en una utopía que algún partido político pueda abanderar la honestidad, si no quiere manchar su plumaje.

     

    Algo que deben haber aprendido a estas alturas todos los candidatos, no sólo de estos comicios, sino de los anteriores y los que vienen, es que todos saben lo que hicieron el verano pasado. Tarde o temprano sus acciones, ciertas o no, los alcanzarán y serán los fantasmas que los atormentarán durante todos los meses que duren las elecciones.

     

    En las elecciones cualquier pretexto es bueno para sacar trapitos al sol o hacerla de emoción, levantar demandas hasta porque voló una mosca para no darles seguimiento una vez terminado el proceso electoral. La judicialización de las elecciones es un deporte nacional de los partidos que nada más gasta recursos y burocratiza el sistema legal.

     

    Además, el día de la jornada final siempre habrá no uno, no dos, sino por lo menos tres ganadores. Todos salen a declarar su victoria y cuando finalmente los resultados los hacen volver a la realidad, regatean hasta donde pueden el triunfo de los otros contendientes.

     

    El problema de estas lecciones aprendidas es que nadie aprende y se repiten elección tras elección sin prácticamente ninguna variación.

     

    Vianney Esquinca/La Inmaculada Percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn