×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • La reunión

    2017-02-24 19:29:34 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    “El sistema Trump no sólo es engañoso, es enredoso e ignorante. Porque él destruye la relación, se trata de atacarnos y ofendernos. Él mete estas redadas allá en EU persiguiendo a nuestros paisanos. Él habla de millones de deportaciones en su lenguaje y a sus seguidores. Destruye y luego nos manda un par de ovejitas, todos mansitos, blancas palomas, a tratar de cortejar a la novia”, me dijo ayer Vicente Fox en Imagen Televisión sobre la llegada de Rex Tillerson y John Kelly a nuestro país.


        

    Acababan de pasar unos minutos de que ambos dieran una conferencia de prensa junto con Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, en la que dieron detalles de la reunión que sostuvieron por la mañana y en la que también estuvo presente José Antonio Meade.

    Habrá sido un encuentro largo y no tan sencillo. Los reporteros de la fuente ya estaban desesperados, pues habían sido citados para un mensaje a las 11 de la mañana en la Secretaría de Relaciones Exteriores, mismo que no ocurrió sino pasando la 1 de la tarde, hora en la que se tenía planeado un mensaje en Los Pinos, en caso de que Enrique Peña Nieto decidiera reunirse con los estadunidenses, todo dependía del éxito de la reunión de la mañana.

    La expectativa era mucha, no era para menos, y lo que hasta este momento sabemos es, tal vez, lo más lógico tomando en cuenta las condiciones del terreno en las que esta visita se llevó a cabo, tal como Fox me la describió.

    El mensaje a medios llegó y lo que escuchamos nos deja parados en el mismo lugar: “Para superar los agravios y los sentimientos negativos que sin duda hoy prevalecen, más que las palabras, lo que habrá de importar son los hechos. Hoy hemos empezado a trazar una ruta que a través de hechos, habrá de consolidar la relación de EU y México, en una relación de confianza, de trabajo conjunto y entrañable amistad...”, dijo el canciller Luis Videgaray.

    “Tenemos que aprovechar la oportunidad de modernizar nuestra relación comercial (...) Debemos poner alto a redes criminales, terroristas y al narcotráfico (...) esperamos tener más encuentros en EU y, tanto Kelly como yo, estamos honrados de visitar al presidente Enrique Peña Nieto”, dijo Rex Tillerson, secretario de Estado de EU en la misma conferencia.

    “Abordamos mecanismos de cooperación que se han construido en materia de seguridad, contra el terrorismo, combate al crimen organizado y tráfico de drogas. Expresamos la necesidad de fortalecer el intercambio de inteligencia, así como las acciones para detener el tráfico de armas y el flujo de dinero que provienen de Estados Unidos y así cerrarle el paso a las organizaciones criminales que dañan la tranquilidad de nuestras poblaciones...”, dijo Miguel Ángel Osorio Chong. “No habrá detenciones masivas de personas.

    Todo será legal y apegado a los derechos humanos de Estados Unidos. No usaremos la fuerza militar en estas deportaciones...”, agregó al final John Kelly, el secretario de Seguridad Nacional de EU.

    Hasta ahora lo único que sabemos es que EPN sí los recibió en Los Pinos, que la reunión no duró más de cuarenta minutos y que se hablaron de los acuerdos alcanzados por la mañana en materia de migración y seguridad.

    Pero no hubo un mensaje del Presidente junto con los visitantes de EU, sólo un comunicado en el cual se detallan un poco más las declaraciones que les escuchamos iniciada la tarde. Enrique Peña Nieto les habría dicho, según lo informado, que la posición de México será firme. También ayer, durante una reunión que Trump sostuvo con representantes de manufactureras, declaró que, previo al viaje, les dijo a sus secretarios que su visita a México la consideraba complicada, difícil.

    Hoy, por lo pronto, los secretarios de EU siguen en el país. La certeza es una, la dijo el canciller Videgaray: “Será un largo camino para construir acuerdos con EU, pero hoy dimos un paso importante...”.

    Y durante este trayecto será importante que EU entienda que junto a su bienestar debe estar el de México no sólo por la larga tradición de la relación bilateral, sino porque todo lo negativo que a partir de su discurso discriminatorio se genera tiene efectos inmediatos en ambos países.

    Pero, sobre todo, parece que Videgaray está desplegando la muy inteligente estrategia de ganar tiempo mientras al gobierno de Trump le empiezan a estallar los muchísimos frentes que ha abierto en todos los niveles, exteriores y domésticos. Y entonces sí, se acuerde de quiénes han sido históricamente sus aliados. Yuriria Sierra/Nudo Gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Lecciones aprendidas

    2017-05-28 19:37:45 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    En las elecciones cualquier pretexto es bueno para sacar trapitos al sol o hacerla de emoción, levantar demandas hasta porque voló una mosca, para no darles seguimiento una vez terminado el proceso electoral.


        

    Los procesos electorales siempre dejan lecciones que a veces sirven para reiterar lo que es de todos conocido, pero en otras dejan nuevos aprendizajes.

     

    Por ejemplo, gracias a la elección del Estado de México, quedó demostrado que el PT siempre será el PT. Este partido finalmente decidió ir solo a unas elecciones. El Partido del Trabajo, que siempre ha vivido como rémora a la sombra de las alianzas con otros institutos políticos para sobrevivir, que casi perdió su registro nacional, pero que por un tecnicismo sigue vivo, se animó a medirse sin coaliciones. Esa era noticia, pero como no puede negar la cruz de su parroquia y al no levantar nada, ni siquiera una ceja en la entidad mexiquense, su candidato, Óscar González, declinó su aspiración al gobierno del Estado de México a favor de la abanderada de Morena, Delfina Gómez.

     

    Hablando de Morena, también quedo demostrado que la figura de Andrés Manuel López Obrador pesa más que cualquier candidato o candidata. Es él quien gana las elecciones, no el/la abanderad@ de Morena. Lo único que le falta al tabasqueño es aplicar su propia recomendación de irse Despacitooo pues no puede estar perdiendo la cordura cada vez que no le dan el avión. El pleito radiofónico que tuvo con el periodista José Cárdenas en Radio Fórmula deja entrever que todavía tiene que aprender a respirar profundo e irse Despacitooo si es que quiere ganar las elecciones de 2018. 

     

    Algo que se ha refrendado en estos procesos electorales es que todas son elecciones de Estado. Los candidatos de oposición acusan al gobierno que está en el poder de intervenir en los comicios. Con razón o no, el argumento de que ahora sí, en serio, es una “elección de Estado” es tan recurrido y trillado que pasa a segundo plano.

     

    En las elecciones siempre habrá “campaña de contraste” y “guerra sucia”, que es exactamente lo mismo dependiendo de quién lo está diciendo, si el afectado o el promotor. Si es el candidato quien la promueve, entonces es una forma de que el electorado tenga elementos para conocer lo que está sucediendo con los opositores, pero si es la víctima quien la sufre, entonces es una guerra asquerosa, sin propuesta que sólo tiene el objetivo de confundir al votante.

     

    Una lección adicional es que la honestidad es un bien escaso. El caso de la veracruzana Eva Cadena deja en claro que en todos los partidos hay ovejas negras, incluso rebaños, por lo que se convierte en una utopía que algún partido político pueda abanderar la honestidad, si no quiere manchar su plumaje.

     

    Algo que deben haber aprendido a estas alturas todos los candidatos, no sólo de estos comicios, sino de los anteriores y los que vienen, es que todos saben lo que hicieron el verano pasado. Tarde o temprano sus acciones, ciertas o no, los alcanzarán y serán los fantasmas que los atormentarán durante todos los meses que duren las elecciones.

     

    En las elecciones cualquier pretexto es bueno para sacar trapitos al sol o hacerla de emoción, levantar demandas hasta porque voló una mosca para no darles seguimiento una vez terminado el proceso electoral. La judicialización de las elecciones es un deporte nacional de los partidos que nada más gasta recursos y burocratiza el sistema legal.

     

    Además, el día de la jornada final siempre habrá no uno, no dos, sino por lo menos tres ganadores. Todos salen a declarar su victoria y cuando finalmente los resultados los hacen volver a la realidad, regatean hasta donde pueden el triunfo de los otros contendientes.

     

    El problema de estas lecciones aprendidas es que nadie aprende y se repiten elección tras elección sin prácticamente ninguna variación.

     

    Vianney Esquinca/La Inmaculada Percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn