×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • La reunión

    2017-02-24 19:29:34 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    “El sistema Trump no sólo es engañoso, es enredoso e ignorante. Porque él destruye la relación, se trata de atacarnos y ofendernos. Él mete estas redadas allá en EU persiguiendo a nuestros paisanos. Él habla de millones de deportaciones en su lenguaje y a sus seguidores. Destruye y luego nos manda un par de ovejitas, todos mansitos, blancas palomas, a tratar de cortejar a la novia”, me dijo ayer Vicente Fox en Imagen Televisión sobre la llegada de Rex Tillerson y John Kelly a nuestro país.


        

    Acababan de pasar unos minutos de que ambos dieran una conferencia de prensa junto con Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, en la que dieron detalles de la reunión que sostuvieron por la mañana y en la que también estuvo presente José Antonio Meade.

    Habrá sido un encuentro largo y no tan sencillo. Los reporteros de la fuente ya estaban desesperados, pues habían sido citados para un mensaje a las 11 de la mañana en la Secretaría de Relaciones Exteriores, mismo que no ocurrió sino pasando la 1 de la tarde, hora en la que se tenía planeado un mensaje en Los Pinos, en caso de que Enrique Peña Nieto decidiera reunirse con los estadunidenses, todo dependía del éxito de la reunión de la mañana.

    La expectativa era mucha, no era para menos, y lo que hasta este momento sabemos es, tal vez, lo más lógico tomando en cuenta las condiciones del terreno en las que esta visita se llevó a cabo, tal como Fox me la describió.

    El mensaje a medios llegó y lo que escuchamos nos deja parados en el mismo lugar: “Para superar los agravios y los sentimientos negativos que sin duda hoy prevalecen, más que las palabras, lo que habrá de importar son los hechos. Hoy hemos empezado a trazar una ruta que a través de hechos, habrá de consolidar la relación de EU y México, en una relación de confianza, de trabajo conjunto y entrañable amistad...”, dijo el canciller Luis Videgaray.

    “Tenemos que aprovechar la oportunidad de modernizar nuestra relación comercial (...) Debemos poner alto a redes criminales, terroristas y al narcotráfico (...) esperamos tener más encuentros en EU y, tanto Kelly como yo, estamos honrados de visitar al presidente Enrique Peña Nieto”, dijo Rex Tillerson, secretario de Estado de EU en la misma conferencia.

    “Abordamos mecanismos de cooperación que se han construido en materia de seguridad, contra el terrorismo, combate al crimen organizado y tráfico de drogas. Expresamos la necesidad de fortalecer el intercambio de inteligencia, así como las acciones para detener el tráfico de armas y el flujo de dinero que provienen de Estados Unidos y así cerrarle el paso a las organizaciones criminales que dañan la tranquilidad de nuestras poblaciones...”, dijo Miguel Ángel Osorio Chong. “No habrá detenciones masivas de personas.

    Todo será legal y apegado a los derechos humanos de Estados Unidos. No usaremos la fuerza militar en estas deportaciones...”, agregó al final John Kelly, el secretario de Seguridad Nacional de EU.

    Hasta ahora lo único que sabemos es que EPN sí los recibió en Los Pinos, que la reunión no duró más de cuarenta minutos y que se hablaron de los acuerdos alcanzados por la mañana en materia de migración y seguridad.

    Pero no hubo un mensaje del Presidente junto con los visitantes de EU, sólo un comunicado en el cual se detallan un poco más las declaraciones que les escuchamos iniciada la tarde. Enrique Peña Nieto les habría dicho, según lo informado, que la posición de México será firme. También ayer, durante una reunión que Trump sostuvo con representantes de manufactureras, declaró que, previo al viaje, les dijo a sus secretarios que su visita a México la consideraba complicada, difícil.

    Hoy, por lo pronto, los secretarios de EU siguen en el país. La certeza es una, la dijo el canciller Videgaray: “Será un largo camino para construir acuerdos con EU, pero hoy dimos un paso importante...”.

    Y durante este trayecto será importante que EU entienda que junto a su bienestar debe estar el de México no sólo por la larga tradición de la relación bilateral, sino porque todo lo negativo que a partir de su discurso discriminatorio se genera tiene efectos inmediatos en ambos países.

    Pero, sobre todo, parece que Videgaray está desplegando la muy inteligente estrategia de ganar tiempo mientras al gobierno de Trump le empiezan a estallar los muchísimos frentes que ha abierto en todos los niveles, exteriores y domésticos. Y entonces sí, se acuerde de quiénes han sido históricamente sus aliados. Yuriria Sierra/Nudo Gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Homo erectus

    2017-03-25 18:49:09 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Pensar que una mujer debe pedir “por favor” que la dejen de molestar es como decirle a un delincuente que, por favor, no nos asalte.


        

    La idea es muy simple, pero efectiva: pantallas en los andenes de una estación del Metro en la Ciudad de México, en ellas se proyectan los glúteos de los hombres que esperan el transporte. A algunos les dio risa, pero la mayoría reaccionó con desconfianza. Unos se cubrieron con sus manos, otros más se vieron un tanto o mucho muy molestos. ¿Quién les dio derecho a enfocar su cuerpo? ¿Quién les dio permiso de ser el centro de las miradas? Efectivamente, nadie. Un experimento lanzado por un colectivo aún anónimo que busca la concientización sobre el tema del acoso, muy en la opinión pública, luego de que Tamara de Anda, una conocida bloguera en redes sociales, hizo público su caso, en el que llevó al Ministerio Público a un taxista que le gritó “¡guapa!” desde su vehículo.

     

    Pero regresando al experimento que mencioné al principio, lo que resulta sumamente interesante es ver la reacción de la mayoría de los hombres. Claro, aquellos que se molestaron porque en una pantalla se vieran enfocadas sus partes privadas, consideran que un “guapa” o cualquier palabra dirigida sin consenso a una mujer, debería ser recibida como si se tratara de un favor, de un halago. Bueno, yéndonos a los extremos, ¡hay quien piensa que debemos pedir “por favor” que no se nos acose con tales comentarios! Faltaba más, ahora resulta que las mujeres debemos tener la obligación de saber cómo pedir que no se nos moleste. Los hombres, en consecuencia, sólo serán seres que responden a un instinto que una inconsciente mujer no entiende.

     

    El acoso, para quienes andan todavía muy perdidos en el tema, es muy simple: es cualquier expresión dirigida a una persona en particular, sin su consentimiento. Usted, hombre o mujer, sabe de quién recibir cualquier comentario, sobre todo si éste tiene un fin sexual: está en su derecho de decir “de ti sí, de ti no”, entonces, ¿por qué habríamos de recibir, responder o agradecer lo que cualquiera nos diga?

     

    En otro experimento, también en el Metro de la Ciudad de México, colocaron algo sobre los asientos; los hombres que no se percataron del objeto y que tomaron el lugar, se encontraron con un contacto extraño que, por supuesto, no les gustó. Pues eso, señores, es lo que sentimos cuando se nos acercan demasiado. El muy conocido “arrimón” que sin ningún tipo de pena y menos aún de respeto, muchos de ustedes ejecutan con alevosía y ventaja. Ah, ¡pero claro!, ninguna de estas circunstancias resultó agradable para los señores: ni que sus pompas fueran vistas por todos y todas alrededor, ni que un objeto extraño se acercara inesperadamente a las mismas mencionadas pompas. Pero, según algunos de esos mismos señores, las mujeres deberíamos estar agradecidas porque alguien se fijó en nosotras.

     

    Lo que los acosadores necesitan saber es qué es lo que se siente. Y quienes los justifican, también. Lo que quienes han vivido una experiencia de acoso de cualquier nivel merecen es la oportunidad de defender que nadie tiene por qué aceptar un “halago” si nadie abrió la puerta para ello. Pero hasta que no entiendan que las mujeres podemos andar “solas” por la calle, vistiendo como se nos dé la gana, hablando y haciendo lo que deseemos, siempre y cuando no afectemos a terceros, ese machismo tan arraigado no comprenderá jamás que sus prácticas han quedado desfasadas con el paso del tiempo. Pensar que una mujer debe pedir “por favor” que la dejen de molestar es como decirle a un delincuente que, por favor, no nos asalte. Así de elementales son esos señores que se creen homo sapiens, pero no distinguen entre el homo erectus y el australopithecus al comportarse.

     

    Yuriria Sierra/Nudo Gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn