×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Una guerra que no terminará pronto.

    2017-02-19 23:52:33 | Jorge Velázquez Quiroz

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Hace unos días se hizo público, mediante medios informativos, el conflicto dentro del Cartel de Sinaloa. Esto por la publicación de una supuesta carta que hicieron circular los hijos de Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo"


        

    En la carta atribuida a los hermanos Ivan Archivaldo y Alfredo, de apeidos Guzmán Salazar, se narran los hechos de una supuesta reunión convocada por el compadre del Chapo Guzmán y una de las cabezas gerenciales del cartel, Damaso Lopez Nuñez alias "El Licenciado". En dicha reunión según la versión de la misiva, habrían sido atacados por pistoleros al servicio de Damaso, en un intento de asesinato, los hijos del Chapo y su también compadre y socio, Ismael Zambada "El Mayo". De resultar ciertas dichas versiones, se podria estar entrando a nivel país, en una etapa de violencia generada por la disputa del poder dentro de la mafia en México, que pudiera durar varios meses y alcanzar cifras de muerte similares a los años 2008 al 2010. Algunas de las razones para sostener tal hipótesis son las siguientes: 1. Versiones periodísticas y de órganos de inteligencia, sostienen que la disputa por el control del cartel no es únicamente de la facción de Damaso López y la facción de los "Chapitos". Sino que cada uno de estos liderazgos a hecho alianzas con otras organizaciones criminales, precisamente con la intención de fortalecerse de cara a una guerra. 2. El fin del sexenio de Enrique Peña Nieto deja imposibilitado al gobierno para someter o apaciguar los ánimos dentro de las organizaciones criminales. Por el contrario, la cercanía de fechas con la sucesión presidencial, hace que la política de seguridad dictada desde los Pinos durante este sexenio, sea no solamente ignorada por las organizaciones criminales, sino directamente confrontada por parte de los grupos que se sintieron amenazados, atacados e icluso "traicionados" durante el gobierno de Peña. 3. De igual manera que comentamos el fin de periodo del gobierno mexicano actual, y las consecuencias de la "no obediencia" por parte de los grupos criminales. El gobierno de los Estados Unidos y sus agencias como el ICE, la DEA, FBI, ATF, etc. también se encuentran en plena transición debido a la salida del gobierno de Barack Obama y la entrada del gobierno de Donald Trump. Por lo tanto las políticas y los "acuerdos", que regirán a estas agencias durante el nuevo gobierno de Trump, no han sido plenamente definidas y mucho menos ejercidas. Situación que acrecienta la confrontación e incertidumbre de las mafias de este lado de la frontera. 4. Cada una de las facciones y organizaciones en disputa tienen representación y alcances reales a lo largo y ancho del territorio nacional. Por lo que lamentablemente es de esperar que "un temblor" dentro del territorio de la cuna del cartel, tenga la capacidad de generar verdaderos "tsunamis" a lo largo y ancho de las entidades federativas, incluyendo el estado de Chihuahua. No de trata de ser ave de mal agüero, pero hay verdaderos hechos consumados que nos permiten considerar la posibilidad de que la guerra ha comenzado y no tiene manera de detenerse en el corto plazo. En Chihuahua, y no se diga los estados del pacífico mexicano, es sintomático el alarmante aumento en el número de ejecuciónes y homicidios en los últimos meses. Con la extradición de Joaquín Guzmán, se marca el término de una época dentro de las organizaciones criminales en México. Y la guerra que ha iniciado nos pone frente al nacimiento de una nueva generación de capos, que pretenden encumbrarse dentro del lucrativo y millonario negocio que por años el gobierno mexicano ha impulsado y solapado.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Ocho pecados que no debes cometer en tu lugar de trabajo

    2017-07-13 15:11:45 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Se supone que debemos llegar a tiempo al trabajo, respetar a nuestros compañeros y cumplir con las fechas de entregas de trabajos asignados. Pero hay otra serie de cosas que no debemos hacer en el trabajo si queremos tener éxito.


        

    1. Discutir mucho

     

    Una cosa es ocasionalmente expresar tu desacuerdo con la manera con que las situaciones laborales están siendo manejadas, pero si tomas por costumbre quejarte con tus compañeros, deberías reconsiderar lo que estás haciendo.

    Primero que todo, a nadie le gusta alguien que pelee siempre, pero sobre todo, entre más te quejes en la oficina, mayores son tus posibilidades de decir algo que te pueda meter en problemas. Si estás teniendo dificultades en tu trabajo o teniendo problemas con algún colega, háblalo con un compañero o un terapeuta y mantente tranquilo mientras trabajas.

    2. Ofrecerte como voluntario todo el tiempo

    Ir más allá del llamado del deber es una buena manera de ponerte en el radar de tu jefe y posiblemente lograr un avance en tu carrera. Pero una cosa que no debes hacer es ser esa persona que constantemente se ofrece como voluntario y asume más trabajo del que debe, incluso el de los demás.

    No solamente estás en riesgo de que otros se aprovechen de ti, sino que potencialmente podrás esforzarte más de lo que debes y tu rendimiento global puede sufrir.

    3. Vístete apropiadamente

    Muchas empresas en estos días adoptan un código de vestir casual, y aunque pueda ser bueno tanto para tu comodidad como para tu billetera, también puede abrir las puertas a decisiones desafortunadas.

    No importa qué tan relajado pueda parecer el ambiente en tu oficina, no cometas el error de usar ropa demasiado reveladora, rasgada o muy sencilla. Evita camisetas potencialmente ofensivas con lenguaje o eslóganes inapropiados.

    Tienes muchas oportunidades de expresarte fuera del trabajo, y aunque una cosa sea cambiar tu traje formal por jeans, otra cosa es usar una prenda que exponga descaradamente tu vientre

    4. Hablar de política

    La mayoría de los entornos de oficina se prestan para conversaciones no relacionadas con el trabajo de vez en cuando.

    Pero aunque está bien discutir tus planes del fin de semana o tener alguna conversación sobre deportes, llevar conversaciones políticas al lugar de trabajo es una mala idea. No solo se pueden convertir en temas personales, sino que las discusiones alrededor de ellas pueden ponerse calientes y lo último que quieres crear es un ambiente pesado donde no puedas verte frente a frente con tus compañeros.

     

    5. Esparcir rumores

    A nadie le gustan los chismosos, pero esa no es la única razón para no esparcir rumores o hablar mal de tus compañeros, incluso si es “justificable”. Bajo las circunstancias equivocadas, podrías terminar violando algún código de recursos humanos. Si realmente quieres hablar de un chisme, busca un amigo de tu confianza y convérsenlo fuera de la oficina.

    6. Gastar mucho tiempo en llamadas personales, redes sociales o en algo que no esté relacionado con el trabajo

    Incluso si trabajas en una oficina bulliciosa y llena de trabajo, existe una gran posibilidad de que alguien esté registrando tus hábitos laborales. Puede ser tu jefe o alguno de tus compañeros los que te estén vigilando y viendo si gastas mucho tiempo chateando o hablando por teléfono.

    Además, nunca sabes qué información esté siendo rastreada por tu empresa, así que si estás usando la red local o el internet de tu empresa, ten cuidado con los comportamientos que te puedan meter en peligro.

    7. Llegar enfermo con virus contagiosos

    Muchas compañías no distinguen entre vacaciones y días libres por enfermedad, lo que significa que si hay mal clima, debes arreglártelas para llegar a la oficina y reservar tu tiempo libre para algo más divertido que pasar la enfermedad.

    Pero aunque esté bien llegar en algunos casos con un resfriado menor, si estás ardiendo en fiebre, tosiendo hasta morir o experimentando algún tipo de enfermedad digestiva seria, hazle el favor a tus compañeros de quedarte en casa. En cualquier caso explícale a tu jefe que estás bien pero que eres portador de gérmenes, y que preferirías tener el permiso para hacer tu trabajo desde casa ese día.

     

    8. Robar la comida de tus compañeros de trabajo

    Esto no se debería ni siquiera mencionar, pero de todos los pecados que se puedan cometer en un lugar de trabajo, quizás no hay uno más indignante u ofensivo que ir hasta el refrigerador comunal cuando nadie está mirando y tomar la comida que no es tuya.

    Tiempos desesperantes pueden requerir medidas desesperantes, pero si estás demasiado agobiado como para ir a comprar un sándwich en la esquina, pídele a uno de tus compañeros que lo haga y mantente lejos de la comida de otras personas.

    Incluso si eres un empleado estrella, estos ocho hábitos pueden meterte en problemas en tu trabajo. Si en verdad quieres tener éxito profesional, asegúrate de no cometer estos ocho errores a toda costa en tu entorno laboral.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn