×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Josefina está decidida, el PAN no

    2017-02-05 22:53:46 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    No es verdad que Josefina Vázquez Mota está indecisa sobre la candidatura para el Estado de México. La excandidata presidencial está puesta y decidida a asumir esa responsabilidad desde semanas atrás. Los que no están ni decididos ni preparados son los panistas que por conflictos internos en los que la dirigencia partidaria no ha logrado poner orden, están impidiendo la designación de Josefina y perdiendo tiempo precioso en términos de campaña, mientras Alfredo del Mazo ya está trabajando con los priistas y Delfina Gómez, con López Obrador por delante, en Morena.


        

    Josefina no puede ser aún candidata porque un grupo minoritario y desde la época de Montiel relacionado con el PRI estatal, que encabeza Ulises Ramírez y que ya perdió meses atrás la dirigencia panista en el estado, ha impugnado ante el Tribunal Electoral el método de elección de candidato decidido por el PAN para el Estado de México: el de designación directa, precisamente, porque el padrón estatal, manejado en el pasado por el grupo de Ramírez está pleno de inconsistencias, no es en absoluto confiable. Quieren que haya una elección interna que termine desgastando al propio partido como ocurrió en la presidencial del 2012. Hay que recordar que en todos los estados en los que ha ganado el PAN en los últimos años hubo designación directa de candidatos. Eso es lo que se quiere evitar en el Estado de México. Manejados desde el propio gobierno estatal ya utilizaron a la corriente perredista ADN que encabeza Héctor Bautista para romper la alianza PAN-PRD (dejando en una situación muy precaria, además, al propio PRD en el estado) y, al mismo tiempo, utilizan a Ulises Ramírez y su gente para bloquear la candidatura de Josefina por el PAN, porque en las encuestas tiene un mínimo de diez puntos de ventaja sobre Alfredo del Mazo. La maniobra es evidente. El viernes en la reunión de la Comisión Permanente del PAN se votaron los métodos de selección de candidatos en los estados en los que habrá elecciones este año. En Coahuila, a pesar de la durísima disputa interna, se alcanzó la unidad y se votó en forma unánime, aprobando la candidatura por designación. Lo mismo sucedió en Nayarit. Cuando se puso a votación el Estado de México, hubo de los 32 integrantes tres abstenciones que frustraron el proceso: dos diputadas que responden a Ramírez y el presidente del Comité Ejecutivo de Puebla. Precisamente, es Rafael Moreno Valle, el único en el PAN con influencia con Ulises Ramírez, el que puede romper este bloqueo absurdo. Todas las demás figuras de primer nivel del Partido Acción Nacional apoyan la candidatura de Josefina, desde Ricardo Anaya hasta Felipe Calderón, pasando por Margarita Zavala y los otros diez gobernadores del partido. No es un tema menor. La actual impugnación del método de selección se resolverá en el tribunal alrededor del 15 de febrero. El grupo de Ramírez ya ha anunciado que volverá a impugnar la decisión si le es desfavorable, para llevar el tema hasta el 3 de marzo, la fecha límite para poder registrar candidato a gobernador. Algunos dirán por qué no registrarse y de todas formas hacer proselitismo mientras el tema se resuelve en tribunales. El problema es que la ley lo prohíbe. Se puede registrar quien quiera para buscar esa posición, como ya lo hizo, por ejemplo, José Luis Durán Reveles (que estaría perdido ante Del Mazo y Delfina), pero no puede hacer ningún tipo de proselitismo. Eso es lo que está frenando Ulises Ramírez: es un boicot contra la candidatura panista para favorecer la candidatura priista. Ya Bautista (ADN del Partido de la Revolución Democrática) y Ramírez tuvieron un primer logro: acabar con la alianza PAN-PRD. Ahora, Ramírez quiere acabar con la candidatura de Josefina, que es un peligro, también para Bautista, porque como ocurrió en Chihuahua en torno a la candidatura de Javier Corral, donde también la alianza fue bloqueada por sectores internos del PRD con intereses cercanos al PRI, lo que se dio fue un movimiento de liderazgos perredistas e independientes que crearon una alianza de facto que en buena medida permitió explicar lo holgado del triunfo de Javier. Si se da la candidatura de Josefina algo similar sucedería en el Estado de México. Y hoy, la llave para destrabar ese boicot interno la tiene Moreno Valle por su ascendencia sobre Ulises Ramírez… salvo que la del gobernador Eruviel Ávila sea aún mayor que la del poblano sobre el cuestionado diputado federal. Por cierto, llamó la atención que en la reunión de la comisión permanente del viernes en el PAN, el expresidente Felipe Calderón (tanto él como Margarita Zavala apoyan a Josefina y la designación directa en el Estado de México) demandara copia de todos los documentos del proceso de impugnación. Y es que si este proceso de impugnación prospera y evita la candidatura de Josefina, el día de mañana se puede utilizar para cualquier otra candidatura, por ejemplo la presidencial. Es demasiado lo que el PAN tiene en juego en el Estado de México. Es el PAN el que tiene que tomar una decisión. Josefina está decidida desde hace semanas. Jorge Fernández Menéndez/Razones

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Los errores de padres malvavisco, aquellos que no ponen límites

    2017-05-16 17:07:01 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Tienen entre 30 y 45 años, son incapaces de decir no a sus hijos, son permisivos y no tienen jerarquía en su casa


        

    Por ser permisivos y condescendientes en la educación de sus hijos, a quienes no les ponen límites, los especialistas los definen como padres malvavisco.

    En entrevista con Excélsior, la directora del Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia (CEEPI), Claudia Sotelo Arias, señaló: “Un padre malvavisco, ya sea la mamá, el papá o ambos, es un padre que es suave como un bombón, dulzón con los hijos, porque no tiene claros los límites.

    No representa una figura de autoridad para el niño o la niña y se le dificulta poner hábitos o incluso hacer que los hábitos se cumplan”.

    La investigadora explica que se trata de padres que tienen entre 30 y 45 años y que generalmente fueron educados dentro de esquemas muy rigurosos que no desean aplicar a sus hijos.

    “Estamos hablando de padres que están tratando de modificar estos moldes cuadrados con los que fueron educados, como cuando con una sola mirada tu papá te regañaba. El problema es que se está cayendo en extremos, porque le tienen miedo al sufrimiento del niño y todo lo negocian siendo permisivos”.

    La sicóloga señala que este tipo de padres son profesionistas y trabajan, por lo que buscan compensar a los hijos complaciéndolos, sin establecer una disciplina.

    Si el niño no quiere comer lo que hay en casa, le compran lo que pide. Si no se quiere dormir a la hora que le corresponde, se lo permiten. No le fomentan hábitos”, señaló la directora del CEEPI.

    Añade que otro error que se comete es el hecho de ponerse al nivel del niño, porque los hijos deben aprender que dentro de las familias existen jerarquías y que los padres son los responsables y son quienes cuidan y protegen a los infantes.

    “Como no toleran el sufrimiento de sus hijos, siempre les dan la posibilidad de algo más. Si tienen mal comportamiento, responsabilizan a los maestros, a los abuelos o a quienes los cuidan.

    Les temen a sus hijos porque le temen al enojo, al berrinche o a la reacción si les dicen que no, y esto es un error. En el niño se debe fomentar el sentimiento de frustración para poder enfrentar la vida”, indicó.

    Claudia Sotelo Arias señala que los padres malvavisco no tienen la conciencia de que sin disciplina y sin reglas no están educando al niño para enfrentar al mundo.

    “El problema no sólo se sufrirá en el hogar, sino en la convivencia con otras personas. No se trata de ser autoritarios ni de imponer, se trata de ser una figura de autoridad siendo padres comprensivos y flexibles, sin afectar al niño”, explicó la sicóloga.

    SIN TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

    De acuerdo con la maestra Susana Salazar Gómora, coordinadora del CEEPI, los hijos de padres malvavisco son niños que no logran desarrollar una tolerancia a la frustración y rivalizan en la escuela o en la familia porque no están acostumbrados a recibir una negativa como respuesta.

    “Son niños que van a hacer berrinche ante un no, son niños que siempre van a buscar que los padres puedan complacerlos en todo y donde estén.

    Son niños que dentro de la escuela no siguen normas y sin importar el grado escolar no logran trabajar con sus compañeros de clase”, detalla.

    La especialista en estudios de desarrollo infantil comenta que debido a la falta de reglas y de hábitos los niños también presentan trastornos alimenticios y del sueño.

    Salazar Gómora, señala que los hijos de padres malvavisco también corren el riesgo de ser rechazados por su comportamiento en su entorno de convivencia habitual.

    “Hay que poner atención: si de los tres a los ocho años el berrinche es su forma de comunicación, ya estamos hablando de un foco rojo”.

    Explica que si no se detiene este tipo de comportamiento, los hijos de padres malvavisco tendrán una adolescencia y una etapa adulta complicada.

    “Cuando un niño sin capacidad de frustración llega a la adolescencia, se vuelve más agresivo y pueden hasta agredir a los maestros.

     

    “Además, son jóvenes que no tienen buen rendimiento escolar constante y que son proclives a las adicciones”.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn