×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • La llamada de una hora, el “Trump mexicano” y el reo 0238

    2017-01-28 16:27:35 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Una hora duró la charla telefónica que sostuvieron ayer los presidentes de Estados Unidos y México, luego de cancelar la reunión prevista en Washington para el martes próximo.


        

    Peña sacó algo positivo de la maratónica llamada: el compromiso de que ninguno de los dos hablaría públicamente del muro fronterizo. Algo es algo. Pero lo más impactante que han producido las constantes agresiones del Presidente de Estados Unidos contra los mexicanos es la unidad nacional que se ha registrado no en torno a Peña Nieto, sino contra el propio Trump. Que alguien me diga si el xenófobo gringo no se ganó a pulso el título de enemigo público número uno de México. López Obrador así lo entendió. Hasta en tres ocasiones ha hecho público su apoyo al Presidente mexicano. Sabe que ir en contra del sentimiento generalizado es contraproducente para sus aspiraciones presidenciales. En otros tiempos hubiese llamado a Enrique Peña “el jefe de la mafia en el poder”. El mismísimo Carlos Slim aseguró ayer, en rueda de prensa, que “esta unidad nacional para mí es la más sorprendente que he visto en mi vida”. El alguna vez hombre más rico del mundo, por cierto, descartó toda posibilidad de buscar la Presidencia de la República, luego de que el tema se convirtiera en trending topic en las redes sociales. El cargo no le interesa. CNN reportó que Trump describió una “muy, muy amigable” charla telefónica con el Presidente mexicano, pero insistió en que mantendrá una actitud severa en las relaciones comerciales con su vecino del sur. Y hasta recurrió a una falsedad fácilmente comprobable: “Tengo gran respeto por México”, dijo. El jefe de la Casa de los blancos andaba a mediodía de mejor humor que a las siete y pico de la mañana, si nos atenemos al tuit —su Pravda personal, como dice El País— que posteó a esas horas. “México ha tomado ventaja de Estados Unidos suficiente tiempo. Déficit comerciales masivos y poca ayuda en la muy débil frontera deben cambiar ¡ya!”, escribió. Ya en rueda de prensa, en la Casa Blanca, aseguró que con los últimos líderes estadunidenses, México los ha aplastado. “Nos ha hecho ver como tontos”, subrayó. La estancia del reo 0238 en el penal de Topo Chico, en Monterrey, fue corta, muy corta. Rodrigo Medina pasó 16 horas en detención preventiva. Se le acusa de peculado y de daño al erario. Pero el exgobernador de Nuevo León iba amparado. Una mano negra en el Poder Judicial quiso evitarle la vergüenza de verse tras los barrotes por un mes, cuando menos. Ése era el lapso de la prisión preventiva que le dictaron. “Se violaron mis derechos. No debí estar ni un minuto aquí”, declaró, al salir del penal. La corta estancia de Medina en Topo Chico no fue en balde. Puede usted estar seguro de que en Nuevo León, Sonora, Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo y en todos los estados, los gobernantes se la van a pensar dos veces antes de meterle mano a los recursos públicos. Un aplauso a El Bronco por eso. Otro al fiscal Anticorrupción, Ernesto Canales. No olvidemos que el Congreso de la Unión debe elegir ya al fiscal general y al fiscal Anticorrupción. Le urgen al país. Los legisladores están obligados a que no sean a modo, como pretendían con el priista Raúl Cervantes. Graco Ramírez no tolera a López Obrador. Lo tenemos más que claro. El gobernador de Morelos dice que Andrés es el “Trump mexicano”. “Coincido con el Papa. No es cosa personal: los salvadores de la patria son muy peligrosos. Lo digo por el ‘Trump mexicano’. No es casual que se parezcan tanto. “Creo que Trump le copió a Andrés Manuel y no Andrés Manuel a Trump…”. —¿Dónde ves similitudes entre Trump y Andrés Manuel?—, interrumpimos. —Yo salvo a Estados Unidos, dice uno; yo salvo a México, dice el otro. El enemigo mutuo es la clase política por corrupta. Todos son mafia política. Yo resuelvo los problemas del país, sin decir cómo. “El peligro más grande que hay es que los electores le compren al ‘Trump mexicano’ su disfraz de oveja. Los que vayan por lana de esa oveja van a salir trasquilados. Así fueron en Venezuela, así fueron en Argentina, así fueron en Bolivia”, advirtió. Aprovechamos la charla con el gobernador de Morelos para cuestionarlo sobre los señalamientos de que impuso a su hijastro, Rodrigo Gayosso, en la presidencia del PRD local, y que éste se mete en los asuntos de su gobierno. “Rodrigo es presidente del PRD en Morelos no por decisión mía, sino de los perredistas. El Consejo Estatal del PRD, donde hay expresiones que no coinciden conmigo, votaron por él para que presidiera el partido. Los de Bejarano, los de Fidel Demédicis, los de Nueva Izquierda. Sólo un consejero se abstuvo. “No puedes negar los derechos políticos por un parentesco. Han sobrestimado la actuación de Rodrigo porque el PRD ha venido creciendo en su liderazgo. Hoy tenemos más adhesiones al PRD que antes. Es una buena noticia. “¿Qué están haciendo? Desprestigiarlo y golpearlo como dirigente”, remató. FRANCISCO GARFIAS

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Evidente: al Tri de Osorio lo dirige el fantasma del 7-0

    2017-03-29 09:15:57 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Me faltó valor. Fui un auténtico #PechoFrío. Pensé en llamar a mi Editor e implorarle que recicláramos el Blog de hace unos días: El Tri a la imagen y semejanza de Osorio.


        

    No me atreví. Seguro me iba a mirar como El Padrino y yo me sentaría en silencio a tratar de ordenar palabras y conceptos sobre una victoria desordenada de un equipo desordenado.

    Y pensé en Arquímedes: "Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo". Sí, dadme un punto neurálgico del México 1-0 T&T, y moveré el teclado.

    ¿Decir que ganó, que es líder, que está a seis puntos del Mundial, que sigue invicto? Hasta el menos espabilado y más aburrido de los aficionados al Tri lo sabe.

    ¿Hablar de Diego Reyes como el autor del gol, cuando sus restantes minutos fueron en realidad una lamentable exhibición como algún presidente latinoamericano enclaustrado en una biblioteca?

    ¿O hablar de la imposibilidad de entender que a la Panamá que hizo ver mal a México en la segunda ronda, le tundiera esta versión cromañón -futbolísticamente hablando- de T&T?

    ¿O descargar de los archivos las voces de Cruyff, Guardiola, Rinus Michel, de que las formas de jugar son la mejor retribución al aficionado, aunque entendiendo que en México sólo hay dos clubes que lo ofrecen: Chivas y a veces Pachuca, y que eso ha enquistado de conformismo las papilas gustativas de las otras aficiones?

    ¿O tratar de descifrar los estrafalarios inventos de Juan Carlos Osorio, inventando posiciones para jugadores probados o inventando jugadores para posiciones probadas, como si el acto artísticamente marrullero fuera desconcertar o despistar más a sus propios jugadores que a los adversarios?

    ¿O evocar las explicaciones del mismo Osorio, en el sentido de que las rotaciones pretenden "tener contenta a la familia (equipo)", permitiendo a todos jugar, para que todos se sientan parte del compromiso?

    ¿O empatizar y entender a los aficionados que sostienen en alto la bandera de la victoria, por más horrorosa, aburrida, sosa, y poco orgullosa que sea, tal vez, porque ya en dos procesos eliminatorios pasados tragaron amargo y ácido por el riesgo de no ir al Mundial?

    ¿O insistir en el descaro del cuerpo arbitral jamaiquino que roba un gol legítimo a T&T y que además perdona tarjetas y marca faltas al revés, sin saber si es una decisión desde los escritorios maquiavélicos de Justino Compeán y Sunil Gulati por salvar al Tri o por tratar de sofocar las últimas cenizas de Jack Warner?

    Trinidad y Tobago llega a despertar incluso sospechas. ¿Dónde quedó la sangre casi barbárica con la que jugaba cada partido, especialmente contra México, para hoy, más allá del gol anulado, dieron una exhibición de futbol bobalicón y asustadizo?

    Y de repente, en el momento de las explicaciones, de las declaraciones, aparecen argumentos como que "mi equipo me gustó" y "los jugadores hicieron todo lo que planeamos", entre otra larga hilera de lugares comunes.

    Entiendo el miedo. Entiendo el pánico. Entiendo la herida abierta. Entiendo que el 7-0 sigue siendo el principal táctico de la selección mexicana. La fobia hacia la eventualidad de otro siniestro igual, ha tomado la batuta del Tri.

    En términos campiranos, se dice que "el que con leche se quema hasta al requesón le sopla". Hoy, tras los juegos ante Panamá, Costa Rica y T&T, queda claro que en la banca del Tri le soplan hasta a la nieve de yogurt...

    Octavio Paz escribió que "el mexicano teme más a la victoria que a la derrota". De vivir, y de interesarle, un poquito al menos, esa exacerbada pasión nacional por el futbol, diría que el mexicano (y su técnico colombiano) le teme más a otro convulsivo y compulsivo 7-0 que a la victoria.

    Al final, que ese aficionado mexicano, ese festivo de hoy, con todos sus conformismos y temores, que celebre como se le pegue la gana, que viva su carnaval concakafquiano del Hexagonal, pero, que al menos por un segundo, se atreva a decir si ve o no a esta selección mexicana capaz de llegar a ese quinto partido... y más allá.

    Lo sostengo pues: es evidente que al Tri de Osorio lo dirige el fantasma del 7-0.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn