×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • La llamada de una hora, el “Trump mexicano” y el reo 0238

    2017-01-28 16:27:35 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Una hora duró la charla telefónica que sostuvieron ayer los presidentes de Estados Unidos y México, luego de cancelar la reunión prevista en Washington para el martes próximo.


        

    Peña sacó algo positivo de la maratónica llamada: el compromiso de que ninguno de los dos hablaría públicamente del muro fronterizo. Algo es algo. Pero lo más impactante que han producido las constantes agresiones del Presidente de Estados Unidos contra los mexicanos es la unidad nacional que se ha registrado no en torno a Peña Nieto, sino contra el propio Trump. Que alguien me diga si el xenófobo gringo no se ganó a pulso el título de enemigo público número uno de México. López Obrador así lo entendió. Hasta en tres ocasiones ha hecho público su apoyo al Presidente mexicano. Sabe que ir en contra del sentimiento generalizado es contraproducente para sus aspiraciones presidenciales. En otros tiempos hubiese llamado a Enrique Peña “el jefe de la mafia en el poder”. El mismísimo Carlos Slim aseguró ayer, en rueda de prensa, que “esta unidad nacional para mí es la más sorprendente que he visto en mi vida”. El alguna vez hombre más rico del mundo, por cierto, descartó toda posibilidad de buscar la Presidencia de la República, luego de que el tema se convirtiera en trending topic en las redes sociales. El cargo no le interesa. CNN reportó que Trump describió una “muy, muy amigable” charla telefónica con el Presidente mexicano, pero insistió en que mantendrá una actitud severa en las relaciones comerciales con su vecino del sur. Y hasta recurrió a una falsedad fácilmente comprobable: “Tengo gran respeto por México”, dijo. El jefe de la Casa de los blancos andaba a mediodía de mejor humor que a las siete y pico de la mañana, si nos atenemos al tuit —su Pravda personal, como dice El País— que posteó a esas horas. “México ha tomado ventaja de Estados Unidos suficiente tiempo. Déficit comerciales masivos y poca ayuda en la muy débil frontera deben cambiar ¡ya!”, escribió. Ya en rueda de prensa, en la Casa Blanca, aseguró que con los últimos líderes estadunidenses, México los ha aplastado. “Nos ha hecho ver como tontos”, subrayó. La estancia del reo 0238 en el penal de Topo Chico, en Monterrey, fue corta, muy corta. Rodrigo Medina pasó 16 horas en detención preventiva. Se le acusa de peculado y de daño al erario. Pero el exgobernador de Nuevo León iba amparado. Una mano negra en el Poder Judicial quiso evitarle la vergüenza de verse tras los barrotes por un mes, cuando menos. Ése era el lapso de la prisión preventiva que le dictaron. “Se violaron mis derechos. No debí estar ni un minuto aquí”, declaró, al salir del penal. La corta estancia de Medina en Topo Chico no fue en balde. Puede usted estar seguro de que en Nuevo León, Sonora, Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo y en todos los estados, los gobernantes se la van a pensar dos veces antes de meterle mano a los recursos públicos. Un aplauso a El Bronco por eso. Otro al fiscal Anticorrupción, Ernesto Canales. No olvidemos que el Congreso de la Unión debe elegir ya al fiscal general y al fiscal Anticorrupción. Le urgen al país. Los legisladores están obligados a que no sean a modo, como pretendían con el priista Raúl Cervantes. Graco Ramírez no tolera a López Obrador. Lo tenemos más que claro. El gobernador de Morelos dice que Andrés es el “Trump mexicano”. “Coincido con el Papa. No es cosa personal: los salvadores de la patria son muy peligrosos. Lo digo por el ‘Trump mexicano’. No es casual que se parezcan tanto. “Creo que Trump le copió a Andrés Manuel y no Andrés Manuel a Trump…”. —¿Dónde ves similitudes entre Trump y Andrés Manuel?—, interrumpimos. —Yo salvo a Estados Unidos, dice uno; yo salvo a México, dice el otro. El enemigo mutuo es la clase política por corrupta. Todos son mafia política. Yo resuelvo los problemas del país, sin decir cómo. “El peligro más grande que hay es que los electores le compren al ‘Trump mexicano’ su disfraz de oveja. Los que vayan por lana de esa oveja van a salir trasquilados. Así fueron en Venezuela, así fueron en Argentina, así fueron en Bolivia”, advirtió. Aprovechamos la charla con el gobernador de Morelos para cuestionarlo sobre los señalamientos de que impuso a su hijastro, Rodrigo Gayosso, en la presidencia del PRD local, y que éste se mete en los asuntos de su gobierno. “Rodrigo es presidente del PRD en Morelos no por decisión mía, sino de los perredistas. El Consejo Estatal del PRD, donde hay expresiones que no coinciden conmigo, votaron por él para que presidiera el partido. Los de Bejarano, los de Fidel Demédicis, los de Nueva Izquierda. Sólo un consejero se abstuvo. “No puedes negar los derechos políticos por un parentesco. Han sobrestimado la actuación de Rodrigo porque el PRD ha venido creciendo en su liderazgo. Hoy tenemos más adhesiones al PRD que antes. Es una buena noticia. “¿Qué están haciendo? Desprestigiarlo y golpearlo como dirigente”, remató. FRANCISCO GARFIAS

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Los errores de padres malvavisco, aquellos que no ponen límites

    2017-05-16 17:07:01 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Tienen entre 30 y 45 años, son incapaces de decir no a sus hijos, son permisivos y no tienen jerarquía en su casa


        

    Por ser permisivos y condescendientes en la educación de sus hijos, a quienes no les ponen límites, los especialistas los definen como padres malvavisco.

    En entrevista con Excélsior, la directora del Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia (CEEPI), Claudia Sotelo Arias, señaló: “Un padre malvavisco, ya sea la mamá, el papá o ambos, es un padre que es suave como un bombón, dulzón con los hijos, porque no tiene claros los límites.

    No representa una figura de autoridad para el niño o la niña y se le dificulta poner hábitos o incluso hacer que los hábitos se cumplan”.

    La investigadora explica que se trata de padres que tienen entre 30 y 45 años y que generalmente fueron educados dentro de esquemas muy rigurosos que no desean aplicar a sus hijos.

    “Estamos hablando de padres que están tratando de modificar estos moldes cuadrados con los que fueron educados, como cuando con una sola mirada tu papá te regañaba. El problema es que se está cayendo en extremos, porque le tienen miedo al sufrimiento del niño y todo lo negocian siendo permisivos”.

    La sicóloga señala que este tipo de padres son profesionistas y trabajan, por lo que buscan compensar a los hijos complaciéndolos, sin establecer una disciplina.

    Si el niño no quiere comer lo que hay en casa, le compran lo que pide. Si no se quiere dormir a la hora que le corresponde, se lo permiten. No le fomentan hábitos”, señaló la directora del CEEPI.

    Añade que otro error que se comete es el hecho de ponerse al nivel del niño, porque los hijos deben aprender que dentro de las familias existen jerarquías y que los padres son los responsables y son quienes cuidan y protegen a los infantes.

    “Como no toleran el sufrimiento de sus hijos, siempre les dan la posibilidad de algo más. Si tienen mal comportamiento, responsabilizan a los maestros, a los abuelos o a quienes los cuidan.

    Les temen a sus hijos porque le temen al enojo, al berrinche o a la reacción si les dicen que no, y esto es un error. En el niño se debe fomentar el sentimiento de frustración para poder enfrentar la vida”, indicó.

    Claudia Sotelo Arias señala que los padres malvavisco no tienen la conciencia de que sin disciplina y sin reglas no están educando al niño para enfrentar al mundo.

    “El problema no sólo se sufrirá en el hogar, sino en la convivencia con otras personas. No se trata de ser autoritarios ni de imponer, se trata de ser una figura de autoridad siendo padres comprensivos y flexibles, sin afectar al niño”, explicó la sicóloga.

    SIN TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

    De acuerdo con la maestra Susana Salazar Gómora, coordinadora del CEEPI, los hijos de padres malvavisco son niños que no logran desarrollar una tolerancia a la frustración y rivalizan en la escuela o en la familia porque no están acostumbrados a recibir una negativa como respuesta.

    “Son niños que van a hacer berrinche ante un no, son niños que siempre van a buscar que los padres puedan complacerlos en todo y donde estén.

    Son niños que dentro de la escuela no siguen normas y sin importar el grado escolar no logran trabajar con sus compañeros de clase”, detalla.

    La especialista en estudios de desarrollo infantil comenta que debido a la falta de reglas y de hábitos los niños también presentan trastornos alimenticios y del sueño.

    Salazar Gómora, señala que los hijos de padres malvavisco también corren el riesgo de ser rechazados por su comportamiento en su entorno de convivencia habitual.

    “Hay que poner atención: si de los tres a los ocho años el berrinche es su forma de comunicación, ya estamos hablando de un foco rojo”.

    Explica que si no se detiene este tipo de comportamiento, los hijos de padres malvavisco tendrán una adolescencia y una etapa adulta complicada.

    “Cuando un niño sin capacidad de frustración llega a la adolescencia, se vuelve más agresivo y pueden hasta agredir a los maestros.

     

    “Además, son jóvenes que no tienen buen rendimiento escolar constante y que son proclives a las adicciones”.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn