×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • La Legión Holk

    2017-01-19 11:52:32 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    “La mañana del 18 de enero del día de hoy nuestro colega F...G..... efectuo el tiroteo en su colegio tal y como lo habiamos planeado y con la calibre .22 que ayudamos a comprarle con la colaboracion de nuestra amada legion holk, no nos equivocamos al elegirlo y es que muchos pensaron que se iba a acobardar pero como vemos no nos decepsiono y cumplio. DESCANSA EN PAZ F..., viviras en nuestros recuerdos y moriste como leyenda Alerta Roja Monterrey Para que recuerden a nuestro heroe”. (Las faltas de ortografía son del mensaje original publicado en el perfil de Facebook denominado “Legión Holk”, por otro de los miembros adolescentes de esta aterradora página que cuenta con más de 150 mil “me gusta”. Los nombres los omito por respeto a la Ley de Protección a los Derechos de los Niños y los Adolescentes).


        

    Éste fue uno de los múltiples mensajes que conocí ayer por la noche y que me dejaron la sangre helada. Ya había terminado la redacción de esta columna, reflexionando sobre la tragedia acontecida ayer por la mañana en el Colegio Americano del Noreste en la ciudad de Monterrey, cuando en un chat de amigas –casi todas ellas mamás– comenzaron a enviar capturas de pantalla de lo que en dicha página comentaban los adolescentes, lo que compartían, los memes posteriores a la balacera, la sensación de absoluta virtualidad que los chicos daban a lo ocurrido en la realidad. Helada. La sangre helada al escuchar, adicionalmente, un mensaje de voz de una maestra regia alertando y pidiendo compartirlo a quien lo escuchara, alertando sobre la existencia de ésta y otras “legiones” en Facebook, colectividades del tipo sectario en las que se alienta a los miembros a consumir contenidos altos en violencia y pornografía, a reproducir y compartir videos o fotografías en los que hacían escarnio de otros compañeros, y ahora sabemos, alentar la comisión de crímenes, incluso uno tan horrendos e innombrables como el que atestiguamos ayer... Borré todo lo previamente escrito: estamos ante un fenómeno mucho más grave y complejo que el de un muchacho afectado sicológicamente y deprimido (por definición, todos los adolescentes lo están); estamos ante una posible epidemia de violencia virtual organizada para trasladarse al mundo de lo real. Más tarde, mis colegas Ciro Gómez Leyva y Johnatan Pardinas presentaban en la tercera emisión de Imagen Noticias, adicionalmente, capturas de los chats de WhatsApp entre varios de los alumnos del Colegio Americano del Noreste, en los que se podía leer cómo varios de ellos estaban perfectamente al tanto de lo que iba a acontecer en ese salón de clases. Y no sólo eso: estaban colaborando en la organización del “evento”. Mientras escribo esto, siguen subiendo materiales a Facebook que acaso ayuden a entender mejor qué exactamente pasó a las ocho y media de la mañana en esa escuela. Pero sobre todo qué exactamente está pasando con nuestros adolescentes. Por ahora, la ficción nos ha rebasado por completo. Sin tener conocimiento aún de la existencia de esta página, ayer entrevisté por la tarde en Imagen Noticias al vocero del grupo de Coordinación de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci: hablaba de la urgencia por identificar la procedencia del arma (que pudo ser del famoso operativo “Rápido y Furioso”), así como investigar quién o quiénes habían capacitado al agresor a utilizarla con tanta pericia. Porque lo cierto es que, amén de los problemas sicológicos que pudiera tener el agresor, amén de la existencia de la “Legión Holk” y similares, la diferencia entre la vida y la muerte (para él, para su maestra y para sus compañeros) la hizo el simple hecho de que tuvo acceso a un arma de fuego. Punto. ¿Qué dirá ahora Jorge Luis Preciado sobre su iniciativa para permitir el uso de armas a cualquier ciudadano? No puedo imaginar lo que han de sentir los padres de los jóvenes atacados e incluso los del joven que ayer les disparó. No puedo ni imaginar el horror de no haber sabido que aquello que a sus hijos “divertía” en las redes sociales al final les costó o les pudo costar la vida. El 2017 arranca con nuevas y terribles realidades que se suman a las añejas y que hemos arrastrado durante demasiado tiempo. Las antiguas al menos las conocemos. Y a las abominablemente nuevas hay que estudiarlas con premura, antes de que nos cuesten más dolor y más sangre. Pretender tapar el sol con un dedo no servirá absolutamente de nada.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Los intachables

    2017-08-16 10:59:08 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Un pueblo no muy lejano —su localización en realidad no importa— está por elegir a su líder y la terna de posibilidades está compuesta por tres candidatos. Uno de ellos es un excelente negociador, otro es un gran estadista y el último, que en realidad es última, es una mujer profundamente culta, de esas que encantan con su conversación.


        

     
     
    Esas son las cualidades que a cada uno de ellos les destaca la prensa local. Aunque lo cierto es que ésta es una triada sumamente calificada. Cualquiera de ellos haría un gran papel, son gente preparada y lista para dirigir al pueblo y comandar su camino al progreso.
     
    El pero aquí es que los habitantes no saben a quién elegir. Porque si a uno se le aplaude su conocimiento en temas económicos, al otro su experiencia al mando de grupos que ejecutan programas sociales y a la tercera candidata se le reconoce su amplio conocimiento en temas de salud, género y urbanismo. En el único debate que se ha hecho durante esta campaña, los tres dieron muestra de su preparación; y en el par de ocasiones en que pudieron reprocharse algo entre ellos, el señalado respondió con la frente en alto, aceptando la culpa y el error, entendiendo que, como seres humanos, se es infalible a las fallas, pero acentuando que ninguna de ellas puso en riesgo o perjudicó al de junto y mucho menos a su comunidad.
     
    Difícil momento para un pueblo que debe elegir a quien será su líder los próximos seis años, elegir entre tres perfiles perfectamente capaces, los obligará a analizar a detalle a cada uno, porque, de otra forma, no tendrán la certeza de haber hecho la mejor elección, aunque sí tendrán la de saber que quienes no resulten elegidos aceptarán los resultados e incluso estarán dispuestos a trabajar junto al vencedor. Todo sea por el bien común, que para eso habrán de elegir a un líder.
     
    Desde luego, nada de lo anterior es real. Acaso una utopía con algunos detalles exagerados, porque cualquier democracia se enriquece de aciertos y errores. Pero el punto es que una campaña tan de los sueños como la que narramos, desde luego que obliga a los ciudadanos a leer mejor a los candidatos que buscan un puesto de elección popular, a estudiar mejor lo que tienen que decir. Una campaña así, alejada de propuestas que rayan en el lugar común, en las tortas como pago de asistencia, en las tarjetas que se entregan al por mayor, en las promesas de beneficios hechas por debajo de la mesa, sacaría de la jugada a más de una figura ya conocida.
     
    Por eso es importantísimo que, desde todas las esquinas posibles —los medios, las organizaciones civiles, los ciudadanos mismos—, se les pida a los partidos que operen una política distinta. Una en la que sean figuras intachables, a quienes no se les pueda contraargumentar con un escándalo ni se les conozca el silencio como estrategia de escape frente a cuestionamientos, quienes formen parte de su lista de opciones para convertirse en los líderes que este país necesita. Porque también, de esa forma, nos aseguran que dejaremos de ver los mismos rostros, las mismas caras, la misma mirada y sonrisa fingida, a las que se les pueden encontrar mil y un razones para ponerlas en entredicho. Y porque también ésta es la única manera de purgar a una clase política acostumbrada a salirse con la suya, que sabe que si algo no lo obtiene en tal grupo, se puede obtener yéndose al de junto; una clase política que hoy se siente respaldada por su compadre o su amigo para vivir en total impunidad.
     
    Aquéllos, los intachables, son los perfiles que México necesita, y no para estar exentos de errores, sino para asegurarnos que cuando estos lleguen, sean todos caminos de aprendizaje y no para la vergüenza; vergüenza que se repite una y otra vez, porque las opciones siguen siendo reducidas y muy repetidas. Ésa es también nuestra labor, la de no conformarnos con quienes hoy figuran y exigir una renovación que no llega y que sólo merma la maduración de nuestra democracia y, sí, a seguir repitiendo, una y otra vez, los mismos errores, las mismas tragedias.
     
    Yuriria Sierra/Nudo gordiano
     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn