×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • SOBRE. BANDOS. HORAS. BANDERA. GRIPA. ESTRELLA.

    2019-09-02 08:01:21

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    FInal abrupto el de la serie de semifinales del beisbol estatal entre Rojos y Algodoneros. FInal ciertamente inesperado, indigno para todos. Para Los Rojos, que indudablemente esperaban ganar o caer con dignidad. La torpeza de sus dirigentes los privó de disputar el campeonato o dar la batalla


        

    Para Los Algodoneros tampoco fue el epílogo ideal. En casa, alentados por el fervor de sus fans, sentían cerca la victoria, que les llegó no sobre el terreno y en base a sus habilidades, sino por al vía de la sucia política que anida en las entrañas negras del deporte. Los menos culpables, sin duda. Para los aficionados de ambos bandos también fue frustrante el desenlace. Unos llegados de tan lejos a apoyar a su equipo, los otros en la comodidad de su casa, dispuestos a gozar de un sábado perfecto con el triunfo de sus muchachos, ansiosos de apoyarlos hasta el fin, hasta vencer a la buena o hasta perder de acuerdo a las leyes del deporte. Curtidos en las vicisitudes de la victoria o la derrota, defendiendo su causa como lo hicieron el año pasado ante Los Manzaneros, se les privó de la emoción  de divertirse, de sufrir, de disfrutar, de ganar o de perder. Mentes enananas las que urdieron el cochino desenlace aduciendo algo que sólo en sus mentes existía. Justo el castigo que recibirán los culpables, con los fanáticos pagando injustamente sus culpas. Dicho lo anterior, sobre Los Indios. 

    Pocas sorpresas en la votación de los consejeros del PAN estatal. Quienes ganaron estaban presupuestados, quienes perdieron, lo mismo, incluyendo la derrota al combativo Alejandro Leyva. Rocío Reza luchó por los favoritos del Gobernador, Mario Vázquez por los de Maru. Respecto a los locales, a la vista la baraja para el 21, los bandos muy bien definidos con la  ratificación de los que ocupan cargos de elección o dirigencia. Poco nuevo bajo el ardiente sol.  

    Ya lo decidimos: no volveremos a mencionar a Noroña, pues ya choteó las redes con sus locuras  y ocurrencias. Lo de ayer, lo de criticar a AMLO, desde luego que estaba más que planchado. Decimos que está loco, no tonto. La firme decisión de marginarlo de este espacio permanecerá hasta su próxima aparición, o sea hasta hoy, pues es cuestión de horas para que salga con la del día. Ya verán. 

    Cerillitos a la baja. Sigue la mortificación de los cerillitos que han quedado sin chamba con motivo de la prohibición de utilizar bolsas de plástico en la tiendas. Son los evidentes perdedores en esta medida contra el dañino material. En los super mercados de la ciudad es un cuadro triste verlos de manos cruzadas o de plano ya no verlos, echando de menos su afabilidad y prestancia.  A nuestra manera de ver el asunto, es responsabilidad de los dueños de las negocios dotar a los clientes de material ecológico para envolver y entregar las mercancías, pues ahora cada uno tiene que llevar su propia bolsa o arreglárselas como mejor puede. Así como les quitaron lo abusones a los que cobraban por estacionarse, así debe obrase con las bolsas: ellos tienen que ofrecerlas. Una buena bandera para políticos en busca de votos. 

    Sobrio, es la palabra. Así definimos el informe de AMLO. Concreto, también. Pleno de dudas, lo mismo. En el majestuoso patio central del Palacio Nacional, su casa/ oficina, el artífice de la 4T dio su versión acerca de los que ha hecho en estos sus primeros nueve meses al frente del bronco Estado Mexicano. Cuestión de fijarse en cada rubro para ver aciertos, errores, omisiones, mentiras. Por de pronto, qué bueno que reconoció que la inseguridad pública sigue, pues de haber dicho lo contrario, casi en cada lugar del país lo hubieran desmentido.Ese y la economía serían sus principales problemas, sin olvidar los programas que funcionaban y que ha desmantelado, los proyectos destinados al fracaso, la manga ancha que ha dado a la delincuencia al no ir con todo, como esperábamos, contra los criminales. La corrupción, que nos dispense, no es cierro que se haya terminada como idílicamente afirma. No es gripa. Hay iremos opinando.  

    El violento Texas. Estado históricamente racista, paga caro su laxa ley de armas. Los frecuentes atentados que han venido sufriendo debería bastar para prohibir el uso indiscriminado de armamento, el que se está volviendo contra ellos mismos. El Paso, luego Odessa, mañana otra u otra población. El horror en la tierra de la estrella solitaria. 

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn